Pedaladas y creaciones sostenibles

  • El Campus del Carmen de la Universidad acoge la II Carrera de Vehículos Eléctricos Solares

El Campus del Carmen de la Universidad de Huelva transformó su aspecto en un circuito de carreras. El ambiente se asemejaba a un Gran Premio de Fórmula 1. A juzgar por la cantidad de personas que realizaban y estudiaban los últimos retoques de sus vehículos, se comprendía las cantidad de meses de trabajo en un proyecto que conjuga varias campos de la ingeniería.

La II Carrera de Vehículos Eléctrico Solares que organiza la Universidad de Huelva y desarrolla la Escuela Técnica Superior de Ingeniería tuvo todos los ingredientes de trabajo, esfuerzo, sacrificio, dedicación minuciosa y un largo etcétera que se puso en valor sobre el perímetro del Campus del Carmen. Un total de 13 equipos compuestos por estudiantes de Educación Secundario, Bachillerato y de cursos de FP de la provincia de Huelva, y un equipo de Badajoz, se dieron cita en la carpa instalada junto al Aulario José Isidoro Morales, donde un jurado visitó cada uno de los proyectos para comprobar que todo estuviera a punto y dentro de las normas para participar en las diferentes pruebas que iban a sucederse.

Un total de 14 equipos de escolares de la provincia y Badajoz disputan la iniciativia

"La Universidad de Huelva ha colaborado para que desarrollen un proyecto de creación y desarrollo de bicicletas eléctricas solares en un proceso que se inició en octubre", explicó el profesor XX, fecha en la que los equipos recibieron un kit (compuesto por un motor, controlador, regulador..) para comenzar a trabajar. "Durante este curso, la universidad ha estado tutorizando a todos los equipos para que hoy celebremos el desarrollo y podamos ver el resultado final".

También presenció la carrera el rector en funciones, Francisco Ruiz, quien explicó que "lo que se pretende es poner en valor el potencial que tienen los ingenieros a nivel de la sociedad en el ámbito de la sostenibilidad y la mejora del transporte tanto público como privado".

Multitud de formas y variedad de vehículos disputaron la carrera. Cada cual más ingenioso y creativo. Como ejemplo, el proyecto de los alumnos del Virgen de Belén estaba construido en su totalidad con material reciclado. A partir de tres bicicletas, el grupo desmontó cada una para después volver a construir una a la medida deseada a base de soldadura. Por otro lado, reutilizaron la antigua caja de la alarma del colegio para incluir el circuito eléctrico y el sillón era de una máquina de hacer abdominales.

Todo un proceso imaginativo tuvieron que pasar los estudiantes participantes para recorrer el perímetro del Campus en tres pruebas. Una de eficiencia, en la que se midió el gasto de batería; otra sin pedalear, con sólo la ayuda del motor eléctrico; y otra pedaleando con la ayuda del motor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios