Nervenses por el mundo

  • Más de 150 miembros del grupo de Facebook que integran 4.000 internautas de Nerva participan en un su encuentro anual de Barcelona

  • La tensión catalana centra la jornada

Más de 150 personas integrantes del grupo de Facebook Nervenses por el Mundo, del que forman parte 4.000 internautas, han participado en el V Encuentro de Nervenses en Barcelona. Se trata de un evento, similar al que se celebra en Nerva cada mes de agosto, en el que afloran multitud de sentimientos bañados de emoción y en el que se pone de manifiesto el amor a las raíces de la tierra natal.

A la cita, celebrada en un conocido restaurante del barrio de la Barceloneta, acudieron en esta ocasión el alcalde de Nerva, José Antonio Ayala, acompañado de varios ediles de la Corporación Municipal, y el administrador del grupo en la redes sociales, Juan Carlos Domínguez. Tampoco quisieron faltar nervenses procedentes de diferentes puntos del territorio nacional, desde Andalucía hasta Valencia, pasando por Mallorca; así como de otros puntos de fuera del país como el matrimonio formado por Felipe y Conchita, llegados desde Suiza, donde residen desde hace más de 50 años.

Aunque en encuentros de este tipo el denominador común de todas las conversaciones suele girar en torno a la localidad minera y sus gentes, en éste ha sido prácticamente imposible inhibirse del asunto independentista. Todos los nervenses afincados en Cataluña desde hace décadas hablan del tema con mucha preocupación, incertidumbre, y una "infinita tristeza", aunque inmediatamente matizan que "no todo es como se ve por televisión".

Toni Camacho, afincado en tierras catalanas desde hace décadas, y Conchi Bretones, a la que su familia le separó de Nerva con tan solo un añito, dos de los responsables del equipo de organización del evento liderado por Montse Martín, no pueden ocultar la preocupación con la que viven estos momentos. "Este clima de tensión no lo hemos vivido nunca por aquí. Es cierto que la sociedad está muy polarizada, pero la vida sigue. Sin ir más lejos, mientras cientos de miles de personas se manifiestan en la calle otras tantas mantenemos vivo el pulso normal de la ciudad y seguimos con nuestras vidas. La clave está en el respeto mutuo y la tolerancia", comentan.

Pero este fin de semana, por encima de todo, ambos han querido quedarse con las caras de ilusión compartidas por las decenas de nervenses que se han dado cita en tierras catalanas para recordar sus raíces. "El ambiente ha sido fantástico. Todo han sido caras de satisfacción. No han faltado los cantes flamencos y bailes al son de nuestro famoso pasodoble. Después de almorzar nos hemos comido cinco tartas de postre con el escudo del Nerva CF, que cumple esta temporada sus cien años de existencia. También hemos sorteado una maqueta de un malacate minero cuya recaudación vamos a donar al asilo de ancianas. En definitiva, hemos pasado un día muy completo e inolvidable", relata Camacho.

Algunos de los participantes del encuentro llevan su nervensismo tan a gala que no han dudado un solo instante en tatuarse alguno de los símbolos más preciados de la tierra en cualquier parte de su cuerpo. Este es el caso de Lorenzo Adame, nervense afincado en Mallorca, muy conocido por sus montajes de vídeo en el grupo de Facebook al que su hijo le tatuó la emblemática torre de Nerva en su brazo derecho. "Los que me conocen saben que amo a mi tierra desde la lejanía y esto es una prueba más. ¡Viva Nerva!", grita con alegría.

Tanto el alcalde de Nerva, José Antonio Ayala, como los concejales que le han acompañado en su viaje a Barcelona, han coincidido en calificar el evento como "muy emotivo y cargado de nervensismo". Con esta descripción coincide el administrador del grupo de Facebook Nervenses por el Mundo, Juan Carlos Domínguez, que completó con palabras de reconocimiento y ánimo para los nervenses que ayudaron a construir durante décadas una Cataluña mejor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios