Los escolares sacan los pasos

  • Alumnos de los colegios María Inmaculada y Diocesano salen en procesión por las calles de Huelva

  • Niños de la Escuela Infantil Jardín de la Luz realizan su salida procesional por la UHU

El Viernes de Dolores comenzó ayer en la capital onubense con procesiones escolares por distintos puntos de la ciudad. A las diez y media de la mañana se iniciaron las salidas procesionales en los colegios María Inmaculada y el Diocesano, así como en la Escuela Infantil Jardín de la Luz, unas comitivas cofrades en las que se cuidó hasta el más mínimo detalle. Un gran número de personas se concentró en el entorno de los centros escolares para ver pasar el cortejo.

En el caso de los colegios, los misterios representan el pasaje de la entrada triunfal de Jesucristo en Jerusalén. A las once menos veinte salió, entre aplausos, el paso del Cristo del colegio María Inmaculada, mientras la Agrupación Musical María Inmaculada, conformada por componente de las bandas Santa Cruz, la Sagrada Cena, Consolación y Santa Cruz Juvenil, tocaba el Himno de España. Entre los estrenos estaba la palmera, que han realizado las Hermanas de la Cruz.

El paso del misterio del María Inmaculada estrena la palmera y la Virgen, el rostrilloLa imagen del Cristo es una de las novedades en la salida procesional del Diocesano

Cuatro agentes de la Policía Local vestidos de gala custodiaron a los titulares de la hermandad escolar a su salida del centro. El paso del misterio, exornado con claveles rojos, inició su caminar por las calles del centro de Huelva con la marcha La Saeta. Lo acompañaban pequeños que imitaban la Agrupación Musical Nuestra Señora de los Reyes de Sevilla.

Un total de 232 alumnos de Infantil, Primaria y Secundaria conformaron la comitiva. Abría el cortejo la cruz de guía, precedida de pequeños policías vestidos de gala. Tras la cruz iban niñas vestidas de hebreas y penitentes con palmas, y delante del misterio, alumnas con mantilla, monaguillos y acólitos.

Veinticinco minutos más tarde el paso de palio traspasó el dintel de la puerta del colegio. La imagen de María Santísima de los Niños estrenaba el rostrillo, donado por Nicasio Durán, el vestidor de la Virgen de la Victoria, que también viste a la titular de la cofradía escolar. Claveles rosas exornaban el paso.

Las personas congregadas en la calle no dudaron en sacar fotos y vídeos con sus móviles para inmortalizar distintos momentos de esta salida procesional, en cuya preparación colaboraron padres de alumnos, profesores, personal de administración y servicios y antiguos alumnos del centro.

Al mismo tiempo, los alumnos del Diocesano recorrían la calles de la barriada de Santa Marta. Seiscientos alumnos del Sagrado Corazón de Jesús formaron parte del cortejo, que abría la cruz de guía, escoltada por una centuria romana, tras la cual iban los nazarenos.

Éste es el sexto año que los escolares realizan la salida procesional, una iniciativa que se lleva a cabo gracias a la colaboración del profesorado, fundamentalmente de los maestros en prácticas, sin ellos no sería posible.

Entre los estrenos se encontraba la imagen del Cristo, elaborada en arcilla por el maestro de Primaria, Juan González, así como tres juegos de bocina con bordado, el ropaje de los monaguillos y la vestimenta de la Virgen, Nuestra Señora de la Alegría, la saya y el manto. También se cambió este año el color del exorno del paso de palio realizado con claveles, del blanco se pasó al rosa.

No faltó en esta cita cofrade, en torno a la cual se reunió un gran numero de personas, el típico vendedor de coquis.

Entre nubes de incienso fue avanzando el paso del misterio, que estuvo acompañado por la agrupación musical Santa Cruz juvenil. Uno de los momentos más emotivos se vivió en el Seminario.

González comentó que entre los proyectos está que dentro de dos años los penitentes vayan con túnicas y capas de tela. Actualmente están confeccionadas con bolsas de plástico.

Paralelamente, se llevaba a cabo en el campus del Carmen de la Universidad de Huelva la cuarta salida procesional del alumnado de la Escuela Infantil Jardín de Luz de la UHU, niños de meses a tres años de edad. Los alumnos vestidos de monaguillos, costaleros, penitentes, guardias civiles, capataz y mantilla, acompañaron el paso del misterio con la imagen del Cristo de la Luz, y de palio, con Nuestra Señora de los Sueños, realizados por un padre y un abuelo, que fueron exornados por las maestras del centro.

Durante el recorrido procesional, que contó con la participación de componentes de una banda de música, hubo saetas para los titulares de esta infantil cofradía, cantadas por Alfonso Ramos en la entrada de la guardería.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios