Cuando el chocolate se hace arte

  • El joven pastelero Sergio Ortiz está situado entre los mejores maestros chocolateros del país

Una escultura hecha íntegramente de chocolate valió el pasado mes de noviembre al joven pastelero lepero Sergio Ortiz, de confitería La Torre, para situarse entre los mejores maestros chocolateros de España. Concretamente el segundo, a tenor del resultado que obtuvo en la Spanish Chocolate Máster, uno de los eventos de este tipo más prestigiosos del mundo y que organiza la firma Barry Callebaut, de cuya final, que se celebrará en París (Francia) en octubre de este año, se quedó a tan solo dos puntos ya que solo accede el primero de cada uno de los 25 países que participan.

A pesar de ello, para este pastelero lepero, el resultado "no es poco", y según ha señalado a Huelva Información "me quedé muy cerca de la final de París y estoy bastante contento". De hecho, para el segundo puesto obtenido tuvo que enfrentarse a otros siete confiteros de toda la geografía española, entre ellos Abraham Balaguer, del prestigioso El Celler de Can Roca (Gerona), en la final nacional celebrada los días 19, 20 y 21 de octubre pasados en el marco del Fórum Gastronómic de dicha ciudad catalana.

Ha conseguido el segundo lugar en el certamen Spanish Chocolate Máster

En dicha final, Sergio Ortiz tuvo ocho horas para elaborar los tres trabajos que presentó en cada una de las modalidades en que se dividió el concurso: pieza artística de chocolate, postre y snack to go.

En la primera presentó una escultura de 1,65 metros de alto elaborada a base de chocolate blanco, negro y con leche, en la que representó una ciudad "muy fértil" donde "la vida nace por todos los rincones. Para ello elaboró un edificio sostenible marcado por la verticalidad, que giraba sobre sí mismo buscando aprovechar al máximo la luz del sol y otras energías renovables, ya que la temática del concurso llevaba por nombre Futrópolis, o lo que es lo mismo, las claves que regirán en la ciudad del futuro, como por ejemplo diseños en 3D, agricultura vertical, eficiencia, envoltorios comestibles, ecología o nuevos ingredientes.

Dicha escultura, con una gran profusión vegetal a base de tallos y motivos florales a base de chocolate, sostiene spiners de chocolate que giran sobre sí mismos, y que remata una gran flor de la que sale el cuerpo desnudo de una mujer embarazada ya que según Ortiz, "qué mejor forma que esta para representar las nuevas generaciones".

En la modalidad de postre el pastelero lepero presentó una obra que destacó por su originalidad, sabor y sentido, que evoca el crecimiento de la vida a partir de los restos de una botella rota elaborada a base de caramelo, de la que sobresalían sobresalen elementos vegetales. Finalmente el snack to go presentado por Sergio Ortiz fue una milhoja de avoe y limón elaborada con aceite de oliva, sabores frescos a cítricos y jengibre para dar un toque picante, combinado con cacao barry madirofolo 65%.

Según ha detallado Sergio Ortiz, dado que el concurso se celebra con una periodicidad anual, aunque le gustaría participar en la próxima edición, eso "aún está en el aire", ya que ello conlleva un enorme trabajo y esfuerzo, un importante coste, y mucho tiempo. De hecho, afirma que han sido ocho los meses de trabajo invertidos en la preparación de esta edición.

Con este concurso, según prosigue Ortiz, sus organizadores buscan fundamentalmente "encontrar nuevas formas de presentar y consumir chocolate", y por ello "fundamentalmente valoran tanto la calidad artística de las obras, como la gastronómica".

Sergio Ortiz procede de una familia de pasteleros ya que su padre se dedicó a este oficio durante toda su vida en obradores de la capital onubense, hasta que decidió instalarse por su cuenta en su localidad natal, Lepe, donde fundó la prestigiosa confitería La Torre. "Me he criado en el obrador -concluye-, es mi vida, y es un oficio para mi muy agradable".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios