Pepín Liria

“Me he sentido valorado y respetado en la Maestranza, una de mis plazas clave”

  • El ´león de Cehegín’ se despide este año. Contará con un solo cartucho. Y está anunciado con una ganadería que ha sido clave en su carrera: Victorino

¿Qué siente en estos momentos ante la despedida en Sevilla?

Es algo muy especial. Para mí es un privilegio lo que he vivido en esta plaza  a lo largo de mi trayectoria. Me he sentido valorado y respetado en la Maestranza, una de las plazas clave y esenciales en mi carrera. Torear en Sevilla es algo único. Cuando haces el paseíllo notas un olor especial -no sé, el olor a albero mojado y a madera-, la luz...y esos momentos previos en la capilla, donde he respirado mucho miedo por la responsabilidad.

Una plaza con un balance importante para usted.

Han sido 14 años consecutivos en los que habré toreado una treintena de tardes, en las que he cortado 18 orejas, con tres puertas grandes y una Puerta del Príncipe.

¿Cómo fue ese día?

Sucedió en el 97. Fueron seis toros en Sevilla de Sánchez Ibargüen. Creo que en la Maestranza, salvo Manzanares, Joselito y yo, el resto que han toreado seis toros han sido sevillanos. Por eso fue un privilegio desde que me anunciaron y luego el resultado final fue magnífico.

¿Cuál ha sido su mejor faena?

La del toro Espada, de Palha, que hice hace tres ferias. Ha sido en la que más me he sentido.

Una sola tarde, ¿le parece lo adecuado?

No era lo que soñaba, pero es lo que me ha tocado. Es uno de los mejores carteles, con una corrida que es santo y seña para mí, ya que lidié la corrida de Victorino en su debut ganadero en la Maestranza, compartiendo paseíllo con El Tato, en 1996.

¿Es una injusticia?

Después de tantos años he visto muchas cosas en ese sentido. Lo que me importa es el privilegio de despedirme en Sevilla y me quedo con todo lo positivo.

Analice el cartel.

Victorino es una ganadería ligada a mi carrera. Después de Ruiz Miguel soy quien más ha toreado toros de esta divisa. A Ferrera no le han regalado nada y El Cid es de los más importantes y de los que mejor torean ‘victorinos’.

¿Con qué cartel le hubiera gustado despedirse en Sevilla?

Espartaco y Manzanares, con toros de Zalduendo.

¿Qué le parece la Feria 2008?

Muy rematada. Están todos los toreros importantes y las novedades.

¿Cuál es su planteamiento para la temporada?

Me gustaría torear unas sesenta corridas y fundamentalmente disfrutar toreando.

MI TAUROMAQUIA

Capote

"Lo que he conseguido es andar muy bien con los toros, sin que me enganchen la capa. Me gusta ayudar al toro por abajo, sobándole mucho. Más que buscar el torear bien, intento acompañar la embestida para llevarlos y para que rompan. Con la capa tengo que utilizar más la técnica que la belleza porque los toros que lidio, de Victorino, de Cebada..., no suelen emplearse en el capote y tengo que intentar limar sus asperezas de salida. Sí me he gustado con toros de Juan Pedro en Granada o Murcia. En cuanto a las suertes, no soy un torero variado con el capote, de muchos quites”.

Muleta

"He podido mucho. Eso ha sido fundamental. Me encuentro más a gusto con la izquierda, con la que he cuajado más toros. Dejo al toro enterito para que se mueva. Las faenas me ha gustado siempre plantearlas en las rayas. Con la muleta tampoco he sido muy variado. Me he preocupado del toreo fundamental. En los muletazos he llevado al toro lo más lejos posible, traerlo enganchado, buscando siempre la ligazón, que es fundamental. Y al final de cada tanda, he buscado como empuje para cortar las orejas las cercanías, con circulares, molinetes y toreando de rodillas”.

Suerte suprema

"He tenido regularidad a lo largo de mi carrera, lo que ha sido fundamental para conseguir los triunfos. Aunque también he pinchado algunos toros tras grandes faenas, como sucedió con la que hice aquí en Sevilla a Espada, al Palha, hace tres años. Pero normalmente mato a la primera. Yo no creo en una técnica especial en la suerte suprema. Al menos, así lo veo yo. Sólo he creído que se mata con la mano derecha, en la que se lleva la espada, que empuja el corazón. Aunque dicen que la clave está en la izquierda, con la que se maneja la muleta, yo nunca he visto matar con la izquierda”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios