entre el milagro y la gesta Juan José Padilla regresa a los ruedos

El invierno más largo de Juan José Padilla

  • Hoy vuelve a los ruedos el matador de Jerez, tras sufrir una gravísima cornada que conmocionó a todos hace cinco meses en la plaza de toros de Zaragoza

Comentarios 4

Hoy vuelve a los ruedos en Olivenza, en máximo cartel, Juan José Padilla cuando no han pasado cinco meses de la terrible cornada de Zaragoza, lo que se dice en el argot taurino un largo invierno.

"Un invierno intenso -dice el torero en los momentos finales ese periodo tan difícil-, no quiero dramatizar. Un invierno intenso y muy fructífero porque la evolución y la recuperación ha sido muy satisfactoria en todos los órdenes, no solamente en el físico en cuanto a peso, forma física y todo lo que lleva consigo el tratamiento de médicos, operaciones, rehabilitación... sino también del estado emocional".

Cuando hablamos saborea en casa, junto a su esposa Lydia, los últimos e ilusionados momentos previos al día de la reaparición: "Ya está todo preparado y ahora hemos estado con los últimos remates del vestido de torear que estreno". Nos cuenta Padilla que el terno tiene unas connotaciones muy especiales para una tarde singular: "Muy especial porque yo quería que fuera verde esperanza porque durante todo este tiempo no he perdido nunca la esperanza de superarlo y quería que se simbolizara de alguna manera. Los bordados también son especiales porque está bordado de hojas de laurel, que es el símbolo del triunfo en la antigua Roma. Se coronaba con laurel a los emperadores y a los legionarios en los juegos y para mí es la simbología de la fortaleza... La verdad es que el sastre Justo Algaba ha encajado con su diseño en la idea del vestido y es un ingrediente más para la muchísima ilusión que tengo para romper el paseíllo en Olivenza".

Ya el otro día en Sanlúcar el público de su plaza de toros acogió a Padilla con una gran ovación al entrar en la plaza para presenciar la corrida de toros: "Estoy muy agradecido a todos por el apoyo, la fuerza y la energía que me han transmitido durante todo el invierno, a la afición, a Jerez, a mis compañeros, a los ganaderos, a los amigos, la familia... a todos".

Poco más de dos meses después de la cornada Padilla se ponía ya delante de una vaca antes de que terminara 2011 y en enero anunciaba su retorno, más pronto que en cualquiera de los años anteriores para una temporada muy bonita: "Tengo por delante una temporada preciosa y eso me motiva todavía más, Olivenza es el comienzo y tengo muchísima ilusión y voy a disfrutar de cada plaza y de cada momento".

Para unos es un milagro, para otros una gesta, para todos un ejemplo: ¡Fuerza, Padilla!

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios