El Fundi, extremadamente grave

  • El diestro ha sufrido un percance en San Sebastián y padece fractura craneal y de un hueso del oído.

El diestro José Pedro Prados El Fundi se encuentra "extremadamente grave" al confirmarse una fractura con hemorragia en la base del cráneo y otra del hueso peñasco del oído izquierdo como consecuencia del percance que ha sufrido en la plaza de toros de San Sebastián.

Las pruebas médicas a las que ha sido sometido en el Hospital Donostia de San Sebastián corroboran el gravísimo diagnóstico del Fundi, que ha sido ingresado en la UVI de dicho centro hospitalario, donde permanecerá monitorizado las próximas horas.

Aún es pronto para saber si sufre daños cerebrales, aunque las próximas cuarenta y ocho horas serán vitales, y las únicas buenas noticias que trascienden de fuentes hospitalarias son que El Fundi entró en el hospital consciente y a pesar de la pérdida de movilidad momentánea, respondió satisfactoriamente a estímulos.

No obstante la extrema preocupación de los médicos por el estado del torero, el apoderado de éste, Raúl Galindo, manifestó que "a nosotros nos han dicho que no son demasiado pesimistas. Que hay que esperar unas horas para ver cómo evoluciona".

Aunque hay otro dato inquietante, según el apoderado, y es el hecho de que "parece que no han sabido diferenciar esta fractura con la que sufrió en mayo cuando la caída del caballo, de las mismas características y en la misma zona". "Desde luego ha sido terrible. Verle sangrar por el oído. Pero hay que esperar. Esperar unas horas. Ahí están los médicos. Y Dios", dijo Galindo.

El Fundi cerraba una tanda de circulares en el epílogo ya de faena al cuarto, cuando fue dramáticamente volteado al terminar de pasar el toro, de la ganadería de Victorino Martín, y al adornarse agarrándose a los lomos del animal, que se volvió de pronto, y haciendo por él, le lanzó un derrote seco que le derribó, cayendo boca abajo desde gran altura. En el suelo quedó inerte y el toro le buscó, hiriéndole también en el escroto, mientras el torero permanecía inmóvil. Tras el oportuno quite de las cuadrillas fue izado y llevado a la enfermería sin conocimiento.

El parte médico facilitado por el doctor Eduardo Ayestarán, jefe del equipo médico de la enfermería del coso de Illumbe, recoge lo siguiente: "Traumatismo craneoencefálico con pérdida de consciencia incluso de movilidad momentánea, aunque posteriormente la recuperó, otorragia izquierda (hemorragia en el oído) y desgarro en la bolsa escrotal".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios