Firman un manifiesto contra la abolición de los toros en Cataluña

  • Relevantes artistas, intelectuales y periodistas se muestran contrarios a la votación antitaurina del próximo viernes porque "está en juego la misma libertad"

El Parlamento catalán tiene previsto votar el próximo viernes 18 de diciembre las enmiendas presentadas a la ILP antitaurina, un proyecto abolicionista de la Fiesta, contra el que se han levantado voces de distintos estamentos de la sociedad catalana. Artistas como el cantante Kiko Veneno, actores como Josep María Pou, Ramón Fontseré y Xavier Boada, los directores de cine Mario Gas y Jordi Grau; intelectuales relevantes, como el dramaturgo Albert Boadella, el poeta Pere Gimferrer y el filósofo Víctor Gómez Pin; periodistas como Mercedes Milá, Concha García Campoy, Arcadi Espada, Jordi Estadella y Jordi Évole El Follonero muestran su rechazo tajante a una posible prohibición de los toros en Cataluña.

En el Manifiesto por la libertad, escrito en catalán, afirman entre otras cosas que "con la prohibición de la Fiesta de los toros lo que podría ser prohibido es una parte de libertad, es un espacio de libertad lo que todos perderíamos. Cada vez que la libertad de alguien se ve negada o limitada, la libertad de todos pierde peso, se debilita, se empequeñece. Queremos recordarlo ante todo a nuestros representantes parlamentarios que han de tomar la decisión: no es sólo la realidad cultural, festiva, tradicional, económica y social de los toros lo que está en juego: es la misma libertad, es una fracción más de libertad, de la libertad de todos, que con su voto pueden borrar o no de nuestro entorno, y que todos nosotros aquí y ahora podemos perder. Prohibir, un verbo que tantas veces nos ha llegado impuesto desde fuera, no es algo que nos avengamos a recibir en nuestra tradición ni en nuestra cultura hecha de tolerancia, respeto, pacto, inteligencia, entendimiento y sentido común y cordura".

En cuanto a la citada votación, si la proposición superase las enmiendas a la totalidad, se seguiría tramitando en comisión y retornaría al Pleno para el debate y la votación final, ya en 2010. En caso de que se aprobaran las enmiendas a la totalidad, sería rechadazada de inmediato. Según el último sondeo, de la agencia Efe, un total de 66 diputados se muestra a favor de la abolición, por lo que necesitarían tan sólo dos diputados más para aprobar a ILP. Esta cifra se obtiene de sumar los 21 diputados de ERC, los 12 de ICV y unos 33 de CiU. En este caso, la decisión final correspondería al PSC, que a pesar de presentar enmiendas, dará libertad de voto a sus diputados, quienes podrían asestar el bajonazo definitivo a la Fiesta en Barcelona. PP y Ciutadans recharán la abolición.

La Fiesta en Cataluña ha sido hostigada en los últimos años por los grupos independentistas, quienes la identifican como símbolo españolista. Además de una ley que prohibe la entrada a espectáculos taurinos a los menores, que ha cortado de raiz el nacimiento de aficionados, el consejo plenario del Ayuntamiento de Barcelona aprobó el 7 de abril de 2004 una declaración institucional para declararse contraria a las corridas de toros. Una decisión no vinculante, pero sobre la que el alcalde, el socialista Joan Clos, llegó a expresar su satisfacción por ser "los primeros en pronunciarnos sobre un tema delicado".

Montilla

Ahora, la situación, sumamente delicada, pende de un hilo. Un hilo con un tripartito que preside José Montilla, quien fuera ministro de Industria del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, y que puede pasar a la historia por la citada abolición bajo su mandato. Montilla, cordobés, ha disfrutado de los toros en las principales plazas, incluida Barcelona, en su etapa ministerial. Pero dejó de asistir a las corridas cuando el PSC se alzó con el poder gracias al apoyo de ERC e ICV en 2006, frente a CiU, la formación más votada.

De Companys a Portabella

En este panorama sombrío para la Fiesta juega un papel importante el presidente del grupo municipal de Esquerra Republicana de Cataluña, Jordi Portabella, quien durante muchos años fue presidente del zoo de Barcelona, un personaje que -según señala Carlos Crespo- alega maltrato a los toros, cuando por otro lado "autorizó un espectáculo de delfines que no habían nacido en cautividad" y que "aseguró en un congreso antitaurino que 'las corridas se abolieron en toda Europa menos en España, donde continuaron por la imposición de la dictadura franquista de la época'. Una historia que falsea porque el líder y uno de los fundadores de ERC, Lluis Companys i Jover, presidente de la Generalidad de Cataluña desde 1934 y durante la Guerra Civil española, fue un gran aficionado a los toros. Su presencia en los tendidos de Barcelona era común e incluso llegó a presidir una corrida de toros en la Maestranza de Sevilla. Años más tarde, en 1940, fue fusilado por las tropas franquistas. Ahora, los herederos de su partido, quieren prohibir la Fiesta".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios