José María Manzanares

“Espero abrir la Puerta del Príncipe y que cuenten conmigo para Resurrección”

  • Cuajó la mejor faena de la pasada Feria de Abril y cortó la temporada en el mes de agosto por el dengue contraído en su campaña americana

Comentarios 1

Tres tardes en Sevilla. ¿Es lo que deseaba?

Yo torearía en Sevilla todos los días de mi vida. Tres tardes es algo ilusionante, que me llena de orgullo y de mucha responsabilidad. Lo importante es ir mentalizado en cada ocasión.

¿Qué lectura hace de los carteles en los que está incluido?

Son muy buenos y se puede decir que redondos por la categoría de mis compañeros y las ganadería que lidio. Con El Ventorrillo tuve varios éxitos el año pasado. Al igual que con Juan Pedro, en Málaga, y en Sevilla corté dos orejas a un toro de Zalduendo y este año se repite el cartel.

¿Torear el Domingo de Resurrección es para usted una meta?

Por supuesto. Yo corté dos orejas, pero hubo compañeros que abrieron la Puerta del Príncipe y entiendo que hayan contado con ellos. Mi ilusión es abrir la Puerta del Príncipe y que cuenten conmigo para ese día tan especial.

Vivió un invierno especial…

Sí. Debido a la enfermedad he perdido muchas corridas en América y hubiera sido muy bonito hacer campaña. Tras cinco meses sin hacer nada comencé el 10 de enero a entrenar. He vivido una etapa dura en invierno en la que he llegado a dudar si estaba preparado para reaparecer.

¿Qué sensaciones tiene pensando en Sevilla?

Buenas. Estoy encantado. Todo ha cambiado mucho. En los primeros tentaderos había perdido el sitio. Ahora tengo buenas sensaciones para expresar lo que siento. Aunque este año la Feria de Abril es mucho antes y me hubiera gustado contar con más tiempo, estoy preparado. Como embista un toro a medias, voy a expresar lo que llevo dentro.

¿Puede superar la faena del año pasado?

Espero. Siempre hay que ir hacia arriba. Si no consigo el mismo nivel artístico, las ganas serán al menos las mismas.

¿Qué sensaciones le vienen ahora de aquella tarde?

Es de las más bonitas que he vivido como torero. Recuerdo cómo me tocaban el pasodoble Cielo andaluz, que me llegó a emocionar, estar concentrado delante del toro y sentir la entrega del público.

¿Qué destacadel año anterior?

Hasta el 31 de agosto, en que tuve que cortar, todo fue genial. Entre las grandes faenas están las de Madrid, Sevilla, Santander, Barcelona, Alicante, Málaga y Toledo.

¿Qué planes tiene para 2008?

Espero torear entre 60 y 70 corridas y estar presente en los carteles de todas las ferias importantes.

MI TAUROMAQUIA

Capote

" Salvo que el toro se defina de salida y sea buenísimo, no me gusta emplearme totalmente con el capote. Me gusta ir haciendo al toro para mejorar sus condiciones con vistas al resto de la lidia. Yo lo estudio en los primeros capotazos. Dentro de todas las suertes que se realizan con la capa, las que más me gustan y en las que más me siento son la verónica y la media verónica. En los quites también me gusta hacer chicuelinas, torear a pies juntos y gaoneras. Pero lo que mas me gusta, sin duda, es una buena verónica por el pitón izquierdo, me pasa lo mismo con la muleta”.

Muleta

"En cuanto a la muleta, me pasa lo mismo que con el capote: me gusta estudiar al toro en los primeros muletazos. Si el toro no está definido en el comienzo, intento amoldar su embestida y que se vaya centrando hasta que se entregue. Si está definido desde el principio soy yo quien se entrega totalmente. Le doy el pecho, juego la cintura y acompaño. No me gusta componer la figura ni forzarla. En cuanto a la colocación siempre depende de lo que me pida el toro. En suertes, el natural es el pase que más me gusta. Luego, los cambios de mano y los ayudados por alto al final de faena”.

Suerte suprema

"El desarrollo de la suerte suprema también depende mucho de las condiciones del toro. Yo les exijo muchísimo en la muleta y no les pico mucho para que aguanten. Una vez que uno ha comprobado que el toro pide la muerte, dependiendo de sus condiciones, así se entrará a matar en unos terrenos o en otros. Si en la muleta me gusta torear en los medios, aunque también en los tercios, dependiendo del toro, a la hora de matar también depende de cómo haya llegado el animal a la suerte. No hay que precipitarse. La ejecución de la suerte hay que hacerla lo más despacio posible”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios