Enrique Ponce sale por la Puerta Grande en Linares

  • El torero valenciano, que sustituía a Morante de la Puebla, corta tres orejas · David Fandilla 'El Fandi' y José María Manzanares consiguen un trofeo cada uno.

Tercer festejo de la feria de san agustín de linares

Ganadería: Se lidiaron seis toros pertenecientes a la ganadería de Núñez del Cuvillo. El segundo, con el hierro de Benjumea. Fueron desiguales en su presentación y dieron un juego dispar.

Toreros: Enrique Ponce, que sustituía a José Antonio Morante de la Puebla, una oreja y dos orejas. David Fandila 'El Fandi', saludos y una oreja. José María Manzanares, saludos y una oreja.

Incidencias: Plaza de toros de Santa Margarita de Linares. Tres cuartos de entrada.

El valenciano Enrique Ponce cortó un total de tres orejas, que le valieron la salida a hombros en solitario, en la tercera corrida de la Feria de San Agustín de Linares, donde entró en sustitución del convalenciente Morante de la Puebla.

De menos a más la tarde y el valenciano, cortó una primera oreja de escaso fuste a un primer toro manejable aunque bajo de raza al que saludó con buen aire a la verónica, destacando dos buenos pares de Mariano de la Viña y José María Tejero, y muleteó el de Chiva con elegancia aunque sin demasiado ajuste. Lo mejor, los redondos finales que pusieron al público a favor.

Tapó Ponce muchos defectos al cuarto, bien a la verónica y en el comienzo de faena genuflezo por bajo. La faena fue marca de la casa, todo estética y plasticidad, gustándose el torero con un toro noble y a mejor. Lo mejor, los cambios de mano y los trincherazos a final de faena. Una muy buena estocada hasta los gavilanes precedió las dos orejas.

El alicantino José María Manzanares, con el peor lote de la desigual corrida de Núñez del Cuvillo, sacó y recogió más de lo que adivinaban sus oponentes. Primero, un tercero manso y rajado con el que el de Alicante firmó un comienzo de faena poderoso y mandón por bajo, muy torero, y ligó muletazos de bella factura aunque lo mejor llegó al final en los redondos. Ante el quinto, parado y desrazado, planteó una faena de poder logrando muletazos, de uno en uno, profundos y estéticos. Dejó algún apunte de toreo caro, como un cambio de mano y un trincherazo al final de mucha belleza. Todo lo puso el torero que arrancó la oreja. Mató de muy buena estocada.

El Fandi tuvo enfrente un segundo toro muy flojo que debió ser devuelto. El granadino clavó fácil en banderillas para a continuación protagonizar una faena de escaso interés rematada de estocada entera. Con el quinto sí brilló con la capa, quitando por lopecinas y puso hasta cuatro pares formando un alboroto en banderillas con más ajuste que en el anterior oponente. La faena alternó intermitencias siendo lo mejor una serie al natural aderezada con toreo accesorio que ayudaron a cortar la oreja.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios