El 'show' picante de Milá

  • La gala de 'Gran Hermano' vuelve a batir récord de audiencias en el día en que su presentadora pidió a Cristian que le tocara los pechos, y en el que se marcó un 'calvo', eso sí, con medias, para los espectadores.

Comentarios 26

Una gala muy larga y con muchas emociones. El regreso de Noemí de Brasil, el reencuentro de Sindia con su novio, la expulsión de Cristian o una Mercedes Milá en su versión más hot han encumbrado de nuevo a Gran Hermano, que ha llevado a Los Protegidos a su mínimo histórico.  La casa de Guadalix de la Sierra continúa sin rival en la noche de los jueves. El reality de Telecinco ha vuelto a ganar audiencia esta semana tras convencer a cerca de 2,9 millones de seguidores (2.885.000) después de registrar más del 20% (20,2%) del share.

Con estos datos sobre la mesa, el exitoso formato de Mediaset España ha ampliado otra vez su ventaja sobre Los Protegidos propiciando, además, un mínimo histórico de la ficción patria de la cadena de Planeta. De hecho, la serie, con un 12% de share y 2.101.000 espectadores, ha perdido incluso la segunda plaza del prime time, posición a la que ha escalado el Cine Clásico de La 1, que ha congregado a un total de 2.420.000 personas (13,4%) con el filme De aquí a la eternidad.

Y es que la nueva gala de Gran Hermano ha vivido la noche del jueves muchas y encontradas emociones que han llevado al espacio a conseguir su segundo mejor registro de esta temporada, tal y como ha recordado el portal especializado Vertele.

Una de ellas es el esperado regreso de Noemí de la edición brasileña del reality. La canaria se lo ha pasado en grande en el país, no ha dudado en practicar el famoso edredoning con un atractivo inquilino de la casa carioca o ducharse como Dios la trajo al mundo.

Noemí: "Esto no me lo teníais que haber hecho"

La sorpresa de la joven ha sido mayúscula y no precisamente por volver a ver a Alessandro, con quien también mantenía una relación en la casa española. La surfera se ha reencontrado con su exnovio Paolo, que le ha reprochado que "las promesas se cumplen", mientras ella no paraba de repetir llorando: "Esto no me lo teníais que haber hecho". La larga noche también ha deparado otras sorpresas. Ya en el late night, franja de audiencia en la que el formato ha vuelto a arrasar, la entrevista de Mercedes Milá a Cristian, el nuevo expulsado por los espectadores, ha derivado más bien en una especie de encuentro picante.

Y no ha sido para menos. La veterana presentadora, ni corta ni perezosa, le ha pedido al ya ex concursante, conocido entre sus compañeros como Danonino, que le toque los dos pechos. Cristian, envalentonado, no lo ha dudado ni un instante y ha procedido a ello con mucho tacto.

Pero ahí no acaba la cosa. La conductora de Gran Hermano ha ido más allá con una acción, en riguroso directo, que, seguro, dará mucho que hablar. En un momento de la conversación, que se caldeaba por momentos, Milá se dio la vuelta, se levantó la falda y enseñó su trasero a toda España.

La nueva gala del reality ha acabado, no obstante, con un momento bastante más entrañable. El novio de Sindia, Sergio, que se ha pasado una semana viviendo al lado de su chica, se ha reencontrado con ella y se ha convertido en el nuevo concursante oficial de Gran Hermano.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios