TV-Comunicación

La rentabilidad de permanecer en 'Tu cara me suena'

  • La mayoría de los participantes de las galas de imitadores de A-3 saltaron después a otros proyectos

En 2015 Edurne participó sin mucha fortuna en el Festival de Eurovisión. El Amanecer nunca despuntó, aunque no merecía tal fracaso mayúsculo en las votaciones. La cantante madrileña era la esperanza para levantar el palmarés español y el pálpito se había fraguado tras su espectacular andadura por Tu cara me suena un año y meido antes. La ex participante de Operación Triunfo puede calificarse como la mejor concursante de estas anteriores cuatro ediciones del programa, por su calidad vocal y su carácter camaleónico. Edurne incluso pasó a presentar un programa en Mediaset (Todo va bien, en Cuatro) tras su paso a lo largo de la temporada 2013-14 por el estelar concurso de los imitadores de Antena 3.

Angy Fernández, la actriz de Física o Química y ganadora de la primera temporada, fue aprovechando la inercia de aquella edición donde Toñi Salazar remontó de manera episódica con Azúcar Moreno y dio paso a sus hermanos, Los Chunguitos, que pese al desastre semanal acabaron fichados por la competencia para participar en Los Gipsy Kings. Angy y Melody han sido jurados de espacios como Pequeños gigantes.

Tu cara me suena es el programa de entretenimiento más sólido de la parrilla en estos momentos y es a su vez el formato español más exportado. Buena parte de sus esforzados participantes aprovecharon esa prolongada aparición semanal que les revalorizó. La actual promoción del talent de famosos, en su quinta edición, sabe de sobra que a lo largo de los viernes se está labrando su futuro a medio plazo. Arturo Valls creció en Ahora caigo a la vez que sus parodias musicales y de Josema Yuste, Carolina Ferre o Julio Iglesias Jr. se les guarda un recuerdo reciente agradable por aquellas actuaciones de 2011. A Santiago Segura no le era indispensable aparecer cada semana, pero apuró durante dos temporadas y mejoró la taquilla de su último Torrente, el peor de la saga.

Llum Barrera pasó de ser juzgada por Ángel Llácer a formar parte de la cuadrilla de Zapeando y su compañera Ana Morgade además de seguir en la sobremesa en La Sexta ha acabado en El club de la comedia. La actual popularidad de Silvia Abril, que siempre había estado a la sombra de Buenafuente, no se entiende sin sus trastadas en el plató dirigido por Manel Fuentes, quien llegó a presentar, con poca suerte, una gala de los Goya.

Hay casos que no enmiendan, como Javier Herrero, de Los Pecos, según Llácer, en su momento, "el peor concursante en todo el mundo", Ángela Carrasco o José Manuel Soto. A jóvenes como Xuso Jones o el ex auryn Blas Cantó, ser retado por el clonador les permite estar cerca de los focos, a la espera de una oportunidad definitiva. Y también hay valores como la también eurovisiva Ruth Lorenzo, Pablo Puyol, Daniel Diges, Edu Soto (tal vez el mejor imitador de todos estos años) o Roko que por sus cualidades, tras pasar por Tu cara me suena, permite que los tengamos presentes y reconocidos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios