SERIES

"No he podido documentarme en Fago, la gente allí no quiere hablar"

  • Jordi Rebellón encarna hoy en La 1 al alcalde asesinado, si un juez no lo impide

Ya en la cincuentena, Jordi Rebellón ha digerido muy bien la fama que le dio el doctor Vilches, el House español, en Hospital Central (Telecinco), al que reconoce como responsable de su éxito tardío. Sin embargo, Rebellón asegura que no volverá a cruzar las puertas del hospital más frecuentado de la televisión a pesar de lo que diga la cadena. Ahora, el actor vuelve a interpretar a un personaje polémico en Fago, la miniserie de tres capítulos que La 1 estrena esta noche y que no está exenta de polémica, después de que la familia del alcalde asesinado intentara paralizar su emisión.

-¿Qué ha supuesto para usted meterse en la piel del alcalde de Fago?

-Ha sido complejo, sobre todo, cuando no has podido conocer a la persona a la que vas a interpretar. Por eso tomamos la decisión de crear un personaje a través de los guiones, no hemos ido a copiarle. A mí me gustan los riesgos y ha sido una experiencia muy bonita.

-¿Qué opinión le merece su personaje?

-No es un mafioso o un corrupto, es alguien que defiende el entorno natural y eso me gusta de él. También hay cosas con las que no estoy de acuerdo como que, desde su posición de alcalde, fastidiaba a los vecinos del pueblo gratuítamente. Es un personaje un poco extremo, él creía en lo que hacía y en que estaba en poder de la razón, por eso se le puso mucha gente en contra.

-Con la poca documentación existente sobre Miguel Grima, Mateo Ibarra en la ficción, ¿cómo ha preparado el papel?

-Me metí en Internet y leí todo lo que aparece en los guiones. Como actor, me he puesto en la piel de este alcalde y he intentado crear un personaje que a veces es algo contradictorio. No he ido a Fago porque el pueblo está casi vacío y no se puede hablar con nadie. La gente allí está muy cerrada, no quiere hablar y mucho menos ver una cámara de televisión.

-¿Cree que es correcto que las cadenas lleven estos sucesos a la televisión antes incluso de que haya una sentencia judicial?

-Me parece mejor que lo lleven ahora y no dentro de diez años porque, para entonces, la gente ya se habrá olvidado. Creo que las cosas hay que hacerlas dentro de un tiempo prudencial porque, sino, pasa a ser historia. Seguir haciendo películas franquistas o de la Guerra Civil no me interesa.

-La serie puede crear polémica, ¿esto le asusta o le motiva?

-La polémica es buena, siempre con respeto, pero es buena. Todo lo que está recubierto por el misterio o no esta totalmente claro, es polémico. Aunque ya hubiera salido el juicio, seguiría siendo polémico porque siempre habría gente que no estaría de acuerdo.

-Después de colgar la bata blanca de 'Hospital Central', ¿qué ha estado haciendo?

-Teatro, estoy de gira y tengo teatro para rato. Este proyecto surgió cuando dejé Hospital central y me pareció un gran reto porque me ha permitido hacer otro personaje y trabajar con otro equipo. Me ha venido muy bien para poder desconectar.

-¿Pesa mucho por la calle haber sido Vilches durante tanto tiempo?

-Sí, claro. Y pesará porque han sido ocho años. Hospital Central ha sido la serie récord en España y mi personaje fue muy potente, así que tendré Vilches para rato, pero eso forma parte de mi trabajo.

-Profesionalmente, ¿qué le ha aportado este personaje?

-Me lo ha dado casi todo igual que yo le he dado casi todo a él, ha sido una simbiosis entre actor y personaje. Yo le debo mucho y él me debe mucho a mí, pero es una etapa cumplida y tengo que hacer otras cosas.

-La popularidad le ha llegado con 40 años, ¿cómo lo lleva?

-La parte mediática de la popularidad depende de la edad en la que te pille. La gente de 20 años, como los chicos de Operación Triunfo, de repente, no pueden salir de los hoteles porque se les echa la gente encima y eso es un shock. No me gustaría estar en su lugar.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios