Torreiglesias se va con la conciencia "muy tranquila"

  • El ya ex presentador de 'Saber vivir' asegura que no ha "robado un solo euro".

Comentarios 5

El ex presentador de Saber vivir, Manuel Torreiglesias, aseguró, tras su despido, que tiene la conciencia "muy tranquila" porque no ha robado "un sólo euro", a pesar de que entre los motivos argumentados por la corporación para tomar esta decisión se encuentra el incumplimiento de las normas de emisión publicitarias.

En una rueda de prensa convocada para "salvar el honor", Torreiglesias ha eludido un "enfrentamiento" con RTVE y, a pesar de las preguntas de los periodistas, no se ha pronunciado sobre una previsible respuesta al anuncio de posibles acciones legales por parte de la cadena pública.

En este sentido, señaló que está fijada una reunión para el próximo lunes con la representante jurídica de TVE -Torreiglesias también "espera" a su director, Javier Pons- para abordar proyectos futuros que han quedado "pendientes". Así, confirmó que la revista y el club Gente Saludable seguirán en marcha por un plazo de cinco años, merced a los contratos firmados en su día con la corporación.

El periodista insistió en que se comprometió previamente con Pons a no responder a los medios de comunicación sobre su salida, si bien las llamadas de los periodistas "apenas cinco minutos más tarde" de la reunión entre ambos y un "durísimo comunicado" le hicieron cambiar de opinión.

A pesar de declararse "moralmente" responsable del programa, el popular presentador admitió que está registrado por TVE y, por lo tanto, su futuro depende ahora de sus responsables. No obstante, resaltó que "seguramente alguno de los ilusionantes proyectos que tanto le gustaban al director de TVE verán muy pronto la luz en otra cadena".

Torreiglesias, que entró a formar parte de la cadena estatal en 1965, insistió en que "jamás" se ha llevado dinero "que haya pasado por las taquillas" de TVE. Además, resaltó que "todos los microespacios del programa han sido amparados, autorizados y firmados por la dirección comercial de la cadena". Asimismo, explicó que los únicos ingresos recibidos por la publicidad le han llegado a través de los derechos de imagen, algo conocido por el departamento comercial y que también era comunicado a los anunciantes del programa.

"Me considero una víctima. No sé cómo la televisión pública ha estado empleando hasta ayer mi imagen en una promoción institucional", criticó, al tiempo que recordó que esta decisión también ha afectado a la nutricionista María José Roselló.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios