Rumanía se vuelca con 'Hijos de Babel' de La 2

  • Miles de personas siguieron el programa de TVE para ver la victoria del albañil Costel

Comentarios 2

La poca expectación que ha generado en España el programa Hijos de Babel, el Operación Triunfo para inmigrantes, fue inversamente proporcional al revuelo formado en Rumanía en torno a su compatriota Cosetel Busuioc, el albañil tenor que se alzó con la primera (y posiblemente única) temporada del espacio. El concurso musical presentado por Antonio Garrido acabó relegado a la noche de los miércoles en La 2 tras una irregular trayectoria en el prime time de La 1.

Los rumanos, tanto los que viven en España como en su tierra, celebraron con emoción el triunfo de Costel. En el Este de Europa la emisión de TVE fue seguida por satélite y por conexión de emisoras locales con la señal de la cadena pública española. En la localidad de Ghilad, al oeste de Rumanía, todo el pueblo arropó a la familia de Busuic con aplausos y fuegos artificiales.

"Es una historia hollywoodiana", comentaron los periodistas de la emisora Realitatea TV, que ofrecía el programa, y añadieron que "una persona sin dinero, sin relaciones, sin estudios, en un país extranjero, logró con sólo su talento revelar su valor", proclamaban sobre la virtudes del cantante rumano. "Esta noche hubo un milagro" comentó el poeta y senador Adrian Paunescu, y señaló que el trofeo logrado por Costel es "aún más precioso en cuanto que fue ganado en un país profundamente musical".

A la trayectoria en el programa Busuioc le añade una triste historia detrás. El joven fue abandonado por sus padres a los 15 años. Fue pastor, limpió vagones de tren y atendió a ancianos antes de emigrar. En España se dedicó a ser albañil, para sustentar a su mujer y a sus cuatro hijos, guardando su talento musical en la intimidad. La suerte le llevó al concurso Hijos de Babel, donde ganó la final este miércoles tras interpretar Brindisi, de la ópera La Traviata de Verdi; y Nessun dorma del Turandot de Puccini.

Los ingredientes musicales y sentimentales, pese a todo, no engancharon a la audiencia española.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios