De Hollywood a la tele

  • Actores que triunfan en el cine no han dudado en dar el salto a series de más o menos éxito, convirtiéndose en una moda en los últimos años.

Si hace unos años nos hubieran dicho que actores como Dustin Hoffman, Halle Berry, Jessica Lange, Susan Sarandon, Sigourney Weaver, Matthew Mcconaughey o una larga lista de estrellas iban a aparecer en series de televisión, nos sonaría a chiste. Pero los tiempos han cambiado. Ahora los buenos datos de audiencia, el sueldo que ofrecen y los elogios de la crítica que despiertan muchas series están llevando a actores de Hollywood a fijarse más en los productos audiovisuales de la tele.

El actor y director estadounidense Steve Buscemi, por ejemplo, vio muy claro que el gran filón estaba en la televisión. Con una larga carrera cinematográfica con títulos como El gran Lebowski o Big Fish, Buscemi hizo pequeños cameos en series como Los Soprano o Miami Vice. Pero su gran salto televisivo se produjo en 2010 como protagonista de la serie de HBO Boardwalk Empire (su piloto fue dirigido por el mismísimo Martin Scorsese).

Ese mismo año, Jonathan Rhys Meyers finalizó su interpretación de Enrique VIII en la cuarta y última temporada de la serie Los Tudor, de Showtime. Rhys Meyers consiguió dos nominaciones a los Globos de Oro por su papel del rey en esa ficción histórica y repitió con Drácula.

Pero el boom de las incorporaciones a la televisión fue en el año 2011. Dustin Hoffman debutó en noviembre de ese año produciendo y protagonizando Luck, un drama ofrecido por el canal HBO sobre carreras de caballos. Por su parte, Jim Caviezel dejó sus papeles de la gran pantalla, como Jesús de Nazaret en La pasión de Cristo, para dar vida a un ex agente de la CIA al que se había dado por muerto en la serie Vigilados: Person of interest. Otro caso muy sonado fue el de la actriz Kate Winslet, que debutó en la miniserie Mildred Pierce, por la que ganó un premio Emmy. En ella interpretaba a una mujer abandonada por su marido en la época de la Gran Depresión en Los Ángeles.

Tras su papel en la fallida serie de ABC Flashforward, Joseph Fiennes interpretó a Merlín para la serie de diez episodios emitida en Antena 3, Camelot. El actor Don Cheadle (Ocean's Eleven) protagonizó el estreno de la ficicón de Showtime House of Lies. A la actriz Gwyneth Paltrow (Shakespeare in love) también se le pudo ver en varios episodios de Glee. Otra en apuntarse a la larga lista de cameos de la comedia musical de Fox fue Kate Hudson. Anna Paquin dejó los súperpoderes que tenía en X-Men para relacionarse con vampiros en True Blood, de HBO.

Otra grande de la gran pantalla es Susan Sarandon, ganadora de un Óscar por su interpretación en Pena de muerte, quien intervino con gran expectación en la tercera temporada de The Big C. También la actriz Jessica Lange es parte del elenco de American Horror Story, serie que se emite en FX y con la que se llevó el Globo de Oro como mejor actriz secundaria por su papel de Constance. Glenn Close protagoniza, también en FX, el drama legal Damages, poniéndose en la piel de Patty Hewes, una todopoderosa abogada litigadora empeñada en meter en prisión a los corruptos. Eso sí, lo hace siguiendo su peculiar sistema de valores. La secunda Rose Byrne en el papel de Ellen Parsons, brillante discípula que siempre se encuentra en posición de decidir si la ética está por encima de la Justicia o si es la ambición la que lo está.

Sigourney Weaver, por su parte, a sus 62 años, es el principal reclamo de Political Animals (USA Network), un thriller político donde da vida a una ex primera dama divorciada. Además, en el estreno de la tercera temporada de Downton Abbey aparece una veterana de Hollywood e invitada de Óscar, la mismísima Shirley MacLaine. Ahí es nada.

Más recientemente también han dado el salto a la televisión Matthew McConaughey con True Detective (de HBO), en la que encarna a un detective de policía de Luisiana que investiga el asesinato de una joven. Con menos éxito, Halle Berry se estrenaba en la tele de la mano de Extant, una serie de ciencia ficción en la que la hacía de una astronauta que volvía a casa con su familia, inexplicablemente embarazada, después de permanecer un año en el espacio. Su interpretación en este trabajo recibió duras críticas. Y es que muchas veces la televisión es incluso más dura con los actores que el propio cine.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios