¡Hola Raffaella!

Si hay una imagen que sintetice la tele de la transición y su tumultuoso prólogo es la de alguna acrobacia campanera de esta rubia de bote. Su nombre verdadero es Rafaella Pelloni. Es boloñesa, como la salsa, y tiene 65 años, mantiene un tipazo, sin pensar en la jubilación, y sigue triunfando en su tierra.

Hoy regresa con la gala eurovisiva a TVE, donde en 1993 presentaba el espectáculo nocturno ¡Holla Raffaella! (como su gran éxito en Italia), con Tony Kamo y llamando a deshoras a las casas. Después apareció en las sobremesas de Telecinco, sin suerte, y la última vez que la vimos por aquí fue en la gala de los 50 años de la televisión.

Cuando aterrizaba el color y se marchaba Franco, llegó a España para reinar en los veranos. Había fallado en Hollywood (ver imagen adjunta) y dicen que fue novieta de Frank Sinatra. Los 70 de aquí fueron suyos, cantando en el Martes Noche de Íñigo, en el Florida Park, cosas como lo de Fiesta. De la mano de Lazarov tuvo antes sus monográficos estelares.

Del 74 al 83 la Carrá mantuvo la tradición de contribuir a una canción del verano en España mientras actuaba por las televisiones de media Europa. La que había. Con la competencia de Georgie Dann, y topándose con un Aguilé y una Karina en declive, entonó letras que podrían formar un romancero lorquiano de chiringuito (léase con sentimiento): "Tuve muchas experiencias/ y he llegado a la conclusión/ que perdida la inocencia/ en el sur se pasa mejor./ Para hacer bien el amor hay que venir al sur/ lo importante es que lo hagas con quien quieras tú...".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios