Una niña sobrevive tras caer un avión yemení al Índico con 153 personas

  • Los equipos de rescate han encontrado cadáveres del Airbus 310-330, que volaba de París a las islas Comoras · Francia informó de que la compañía estaba en su lista negra

Una niña fue rescatada ayer con vida de los restos del avión de la compañía Air Yemenia que cayó de madrugada al océano Índico con 153 personas a bordo, cuando unía la capital de Yemen, Saná, con la de las islas Comoras, Moroni. Según confirmó en una rueda de prensa el vicepresidente de Aviación Civil de Yemen, Mohamed Abdelrahman Abdelqader, la niña, cuya nacionalidad y edad se desconocen, fue trasladada a un hospital de Moroni.

El avión, un Airbus 310-300, de la compañía Air Yemenia con código de vuelo IY-626, partió de Saná a las 18:45 hora local (15.45 GMT), donde había llegado procedente de París. A la 01:51, hora local (22.51 GMT), el avión perdió el contacto con la torre de control y se precipitó al mar, cuando se encontraba a sólo 30 minutos de su destino.

Se desconoce, de momento, qué provocó el accidente, aunque el funcionario de aviación yemení explicó que "las condiciones meteorológicas eran pésimas". De hecho, Abdelqader dijo que un equipo de expertos yemeníes desplazado a las Comoras "ha sufrido grandes dificultades para aterrizar" a causa del mal tiempo.

De las 153 personas que viajaban en el avión, once eran miembros de la tripulación: seis yemeníes, dos marroquíes, un filipino, un etíope y un indonesio. Además, había 54 ciudadanos de nacionalidad comorense, 26 franceses, un palestino y un canadiense, confirmó Abdelqader.

Sin embargo, el ministro francés de Asuntos Exteriores, Bernard Kouchner, aseguró que eran 66 los ciudadanos franceses que viajaban a bordo del avión. Abdelqader dijo que ya se han recuperado tres cadáveres y que se ha formado un equipo de investigación con personal francés, yemení y comorense.

Por otro lado, el secretario de Estado de Transportes de Francia, Dominique Bussereau, indicó que la Dirección General de Aviación Civil francesa (DGAC) había constatado "cierto número de defectos" en el avión siniestrado.

Sin embargo, el ministro de Transportes yemení, Khaled al Wazir, precisó que "en 2007 sólo se detectaron desperfectos interiores en el avión, por lo que el aparato no tenía ningún problema". También señaló que en mayo el aparato fue sometido a un examen exhaustivo en el que no se detectó ninguna irregularidad. Al Wazir añadió que el aeropuerto de Saná aplica "estrictas medidas a todos los aviones".

Por su parte, Abdelqader coincidió en que el avión fue sometido a una revisión total el pasado 2 de mayo en la capital yemení y que en 2007 inspectores europeos detectaron defectos en los equipos de mantenimiento, que no afectan a la navegabilidad de la aeronave por lo que se le permitió volar. Negó que el piloto se hubiera salvado de la tragedia, tal y como han publicado algunos medios de comunicación.

La compañía yemení explotaba el avión desde 1999, según un comunicado difundido por Airbus. Según el fabricante, el aparato contaba con 51.900 horas de vuelo en 17.300 trayectos. Este accidente ocurre un mes después de que otro Airbus, un A-330 de Air France con 228 ocupantes, cayera al Atlántico cuando volaba de Río de Janeiro a París, el pasado día 1. Desde 1990 se han registrado al menos 20 accidentes graves con aviones Airbus en el mundo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios