Los suizos rechazan en referéndum ampliar el periodo vacacional de cuatro a seis semanas

  • Un tercio de la población activa sufre ansiedad en el país donde más horas se trabaja de Europa

No hubo sorpresa. Los suizos rechazaron ayer en referéndum mejorar sus condiciones laborales al rehusar la propuesta de ampliar de cuatro a seis semanas las vacaciones anuales de los trabajadores. El no obtuvo el apoyo de 1.530.000 personas, el 66% de los votantes.

Los cantones latinos (de lengua francesa e italiana) sí sorprendieron al rechazar la propuesta Seis semanas de vacaciones para todos. Tenía el apoyo de las formaciones de izquierda y de los sindicatos, pero contaba con la oposición del empresariado y de los partidos de la derecha, mayoritarios.

La patronal celebró que la ciudanía se haya "dado cuenta de que algo que a priori parece agradable puede traer muchas desventajas". Los detractores a la propuesta aseguraban que sería inasumible para las pymes, que podrían echar el cierre al no poder "reemplazar a todos los trabajadores cuando estuviesen de vacaciones".

Los sindicatos se mostraron decepcionados, pero reconfortados de que el debate se haya instalado. Según datos oficiales, un tercio de la población activa suiza sufre de ansiedad y fatiga. El 20% de los hombres de 55 años están fuera del mercado laboral por invalidez y el 40% de las prejubilaciones involuntarias se deben a razones de salud. Esto supone un coste para la sanidad de 8.263 millones de euros, superior a los 5.600 millones que la implantación de las seis semanas costaría al sistema, según los promotores del referéndum.

Los helvéticos son los campeones europeos en horas de trabajo semanal, con una media efectiva de 42,4 horas semanales, frente a las 41,2 de los alemanes y las 38,4 de los franceses.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios