La proporción de personas sin acceso al agua potable se redujo a la mitad entre 1990 y 2010

  • Pese a ello, el 11% de la población mundial sigue sin tener acceso directo a fuentes

Tres años antes de lo estipulado, un informe conjunto de Unicef y la Organización Mundial de la Salud (OMS) confirma que se ha logrado cumplir con la meta de los Objetivos del Milenio (ODM) de reducir a la mitad la proporción de personas sin acceso al agua potable. Pese a ello, el 11% de la población mundial sigue sin tener acceso a fuentes de agua potable.

El texto, difundido ayer, revela que, entre 1990 y 2010, más de 2.000 millones de personas obtuvieron acceso a fuentes mejoradas de agua potable, gracias a tuberías o pozos protegidos.

Según el texto -cuyas cifras datan de 2010- el 89 % de la población mundial, unas 6.100 millones de personas, utiliza fuentes mejoradas de agua potable, lo que representa un 1% más que la cifra que se indicaba en la meta de los ODM. Los autores del texto estiman que en 2015 el 92 % de la población mundial tendrá acceso al agua potable.

"El acceso al agua potable es uno de los determinantes de salud más importante", y "reduce de manera exponencial el riesgo de contraer enfermedades", afirmó en rueda de prensa la directora de Salud Pública y Medio Ambiente de la OMS, María Neira.

"Más de 3.000 niños mueren diariamente por enfermedades que provocan diarrea y que se transmiten por no contar con agua potable y saneamiento adecuado, por lo que son elementos esenciales para la supervivencia", dijo a su vez el director del departamento de Agua y Saneamiento de Unicef, Sanjay Wijesekera.

La Asamblea General de la ONU estableció en 2010 que el agua y el saneamiento son derechos humanos básicos de todo individuo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios