Un nuevo plan pretende mejorar la inclusión social del colectivo gitano español

  • El Gobierno fija objetivos concretos a lograr en educación, empleo, vivienda y salud

El Gobierno aprobó ayer un plan para mejorar la inclusión social de la población gitana, formada por entre 725.000 y 750.000 personas en nuestro país, de la que se estima que el 37,5% se encuentra en riesgo de exclusión severa.

La Estrategia para la Inclusión Social de la Población Gitana en España pretende mejorar cuatro áreas para la inclusión social: educación, empleo, vivienda y salud, y marca unos objetivos cuantitativos a alcanzar en 2020 y unas metas para 2015, explica el Gobierno.

En el ámbito educativo, el plan pretende el incremento de la escolarización en educación infantil y la universalización de la escolarización, así como el aumento del éxito académico del alumnado en primaria.

También plantea aumentar el número de personas gitanas que completan la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y el nivel educativo de la población adulta.

A pesar del alto índice de escolarización, sólo el 1,6% de la población gitana adulta ha alcanzado los estudios secundarios no obligatorios, frente al 19,5% de la población general; el nivel de analfabetismo absoluto alcanza el 13,5% en este colectivo, cuando la media en España es del 2,19.

En materia de empleo, la estrategia apuesta por mejorar el acceso al empleo normalizado, así como la reducción de la precariedad laboral, fijando objetivos en la mejora de la cualificación profesional de la población gitana.

La erradicación del chabolismo y la infravivienda, así como la mejora de la calidad del alojamiento son otros de los elementos que se abordarán en el intento para mejorar la inclusión social de la población gitana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios