Más de 18.000 familias donaron el año pasado cordones umbilicales de sus hijos

  • El número de unidades almacenadas en los bancos públicos creció en 2007 un 66% más que en 2006 · Los que pueden ser utilizados en trasplantes alcanzan un porcentaje no muy superior al 25%

Más de 18.000 familias españolas donaron a bancos públicos o guardaron en bancos privados los cordones umbilicales de sus hijos nacidos en 2007, una cifra muy superior a la del año 2006 y que ha hecho que las unidades de sangre de cordón de niños españoles almacenadas actualmente alcancen casi las 50.000.

Estas cifras se desprenden de los datos aportados por la Organización Nacional de Trasplantes, cinco bancos privados de sangre de cordón umbilical que actúan en España y algunos de los seis bancos públicos consultados por Efe.

De las unidades de sangre de cordón (SCU) depositadas en 2007, 5.173 fueron donadas a bancos públicos en España, donde están a disposición de cualquier persona que necesite un trasplante, y en torno a 13.000 se guardaron para uso propio o de familiares en bancos privados situados en otros países como Bélgica, Portugal, Alemania o Gran Bretaña.

Aunque el aumento de unidades en los bancos públicos el pasado año fue menor que el de los bancos privados, los donantes totales de cordones a bancos públicos pudieron ser muchos más.

Los públicos guardan un porcentaje no muy superior al 25% de los cordones donados -en el de Barcelona, el año pasado se almacenaron 1.767 cordones, el 28% de todos los cedidos, 6.245-.

Estos porcentajes son los de los cordones que pueden ser empleados en un trasplante porque tienen células madre hematopoyéticas suficientes; los cordones por debajo de este umbral de celularidad han dejado de almacenarse porque "es muy desagradable que un enfermo encuentre un cordón adecuado y luego no sirva", según explicó el presidente de la Organización Nacional de Trasplantes, Rafael Matesanz.

La celularidad del cordón depende de varios factores, como el momento del pinzamiento, el tamaño del cordón -que varía de bebé a bebé- o el tipo de parto, natural o por cesárea, explicó el doctor.

Actualmente se están investigando factores de crecimiento que permitan multiplicar el número de este tipo de células presentes en el cordón, pero "hoy por hoy", esto no es posible, advirtió Matesanz.

Además, los bancos públicos, que almacenan hasta la fecha 28.801 unidades, están sustituyendo una parte de las unidades que fueron depositadas en los primeros años de funcionamiento, cuando no se exigían algunos de los requisitos actuales y también hay que restar los cordones utilizados en trasplantes. A pesar de ello, el número de cordones almacenados en bancos públicos creció en 2007 un 66% más que en 2006.

Matesanz calificó de "satisfactorio" el incremento, que en parte atribuye a la firma de convenios entre bancos públicos y hospitales de comunidades que carecen de ellos para hacer posible la donación, y espera que en los próximos diez años se alcance la cifra de 60.000 cordones.

En los últimos años ha aumentado el número de inmigrantes que donan los cordones umbilicales: en el banco de Barcelona, ellos ceden el 12% de los donados, señaló el director del Banco de Sangre de Cordón Umbilical de Barcelona, Juan García.

Las unidades en los privados (más de 20.000) experimentaron un mayor crecimiento durante el año pasado, cuando se almacenaron más de la mitad de todos los cordones que guardan actualmente en el extranjero, donde, a diferencia de lo que dispone la normativa para los bancos privados en España, no pueden ser utilizados por otras personas que necesiten un trasplante.

Muchos de los bancos consultados definen este crecimiento como exponencial, y afirman que los padres que depositaron en ellos sus cordones se multiplicaron por seis en 2007 respecto al año anterior en los casos más destacados o aumentaron un 15% en el del banco con un menor aumento.

El portavoz de uno de estos bancos explicó que en el suyo se suelen almacenar en torno al 74% de los cordones que los padres inicialmente piden que sean depositados, debido a que no reúnen los requisitos de calidad recomendables.

Matesanz advirtió de que muchos de los cordones que se están guardando en los bancos privados, "aparte de tener una utilidad más que dudosa para uno mismo, no cumplen los criterios de celularidad, para trasplante; el porcentaje válido se situaría en torno a un 28%".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios