Una explosión mata a tres vecinos de un bloque de pisos de Barcelona

  • La Policía investiga si los hechos fueron provocados por una mujer que vivía en el edificio y que iba a enfrentarse ayer a la ejecución de una sentencia de deshaucio

Tres personas fallecieron ayer en Barcelona a causa de una violenta explosión, al parecer provocada, en el piso de una mujer que estaba "desesperada" porque ayer mismo iba a ser desahuciada y que, al cierre de esta edición, se desconocía si estaba entre las víctimas o se había dado a la fuga. La explosión, seguida de un virulento incendio, se produjo hacia las 07.30 en el piso primero tercera del número 139 de la calle Andrade, en el barrio de la Verneda de Barcelona, y provocó tres víctimas mortales, trece heridos (sólo uno grave, por quemaduras en las manos), y el desalojo de todo el bloque, cuyos vecinos no poudieron anoche dormir en sus casas.

Los Mossos d'Esquadra han iniciado una investigación sobre el suceso y buscan a Anna M. P., la inquilina de la vivienda donde se produjo la explosión, para que, si finalmente no se encuentra entre las víctimas, dé su versión de los hechos, ya que se sospecha que la explosión podría haber sido provocada. Según los vecinos, esta inquilina era conflictiva y se negaba por sistema a hacer mejoras en el piso. La propia mujer denunció el pasado viernes en una carta al director publicada en El Periódico de Catalunya que estaba "desesperada" ante su inminente desahucio y afirmaba: "Debí dejar que mi ex me matara a golpes, porque es peor el maltrato de la Administración que el que recibes de puertas para adentro". Según su relato, tras cinco intentos de desahucio por parte del propietario de su piso, el pasado 20 de febrero funcionarios judiciales se habían presentado en su casa "para echarme del piso, pero no les abrí la puerta". "Me dijeron que volverían con las Fuerzas de Seguridad del Estado para echarme como si fuera una delincuente, pese a que los alquileres están pagados. Si nadie lo impide, vendrán el próximo lunes. Estoy desesperada", exclamaba en la carta. Efectivamente, un equipo de funcionarios judiciales se presentó ayer a las 09.30 en la vivienda para proceder al desahucio, si bien lo que se encontraron fue un panorama desolador, ya que la explosión destruyó la fachada del primer piso. Según la sentencia del desalojo, Anna M.P. no se había presentado al juicio por el desahucio interpuesto por su hermana y su suegro -propietarios del inmueble- y posteriormente mintió sobre su paradero.

Tras la explosión se declaró un incendio que se propagó rápidamente, alarmando a los 40 vecinos del bloque, de ocho plantas, que quedaron atrapados hasta su rescate por los Bomberos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios