"La existencia de las ONG se debe al mal funcionamiento del sistema"

  • La directora de Intermón Oxfam asegura que la situación en Iraq es ahora peor que antes de la guerra

Hace tres años abandonó una empresa de seguros para dirigir Intermón Oxfam. Licenciada en Ciencias Políticas, Filología Árabe y aficionada a la música clásica, Ariane Arpa (Valencia, 1965) espera que cuando deje el cargo el mundo presuma de mayor conciencia social y que los países pobres y ricos tengan las mismas oportunidades.

-Las ONG, ¿existen por el desinterés de los gobiernos?

-En parte sí, aunque hay que reconocer que algunos gobiernos no pueden garantizar las necesidades básicas de su población, ven que no llegan a todo el mundo. Pero es cierto que la existencia de las ONG responde a un mal funcionamiento del sistema.

-¿Cómo puede una ONG trabajar en países cargados de terrorismo y corrupción?

-Es muy difícil en situaciones de inseguridad, de Iraq nos tuvimos que marchar después de que asesinaran a un compañero. En los países terroristas es necesario que la presión política garantice nuestro trabajo. En cuanto a la corrupción, hay distintos niveles, hay que valorar qué es peor, si aceptar pagar por agilizar trámites que pueden mejorar la calidad de vida de las personas o no.

-¿Cree que el caso de los niños de Chad merma la confianza de las personas en las ONG?

-Creo que sí, aunque pensar que todas las ONG son santas es una auténtica ingenuidad. Pero yo hago una lectura positiva de aquel escándalo, estas cosas elevan el nivel de exigencia de las personas, nos piden más transparencia. Lo que ocurrió en Chad es negativo a corto plazo para todas las ONG, pero a largo plazo es positivo porque nos obliga a mejorar.

-Muchos creen que los donativos se pierden por el camino.

-Esa es la postura más cómoda para quienes no se interesan por saber cuál es nuestra gestión. Pero nosotros publicamos nuestras cuentas y proyectos, hay mucha información disponible, pero estudiarla requiere también un esfuerzo. Mi experiencia es que el dinero llega a su destino.

-En una sociedad tan consumista, ¿cómo convence usted a alguien para que haga un donativo a una ONG?

-En este momento, además, el contexto no ayuda, porque estamos a las puertas de una importante crisis. Pero la fórmula es muy sencilla: hay que preguntar a la gente cómo puede aceptar que por la simple razón de nacer en un sitio u otro uno tiene de todo y el otro nada. Además, hay que transmitir que un mundo más justo nos interesa a todos, un planeta con más intercambio cultural, menos guerras y una emigración no tan desesperada. Los países subdesarrollados tienen que desarrollarse porque la inestabilidad política y la inseguridad en el mundo no interesa a nadie.

-¿A los países ricos les interesa que se mantenga la pobreza?

-En cierto modo sí, existen estructuras que hacen que la pobreza se perpetúe, muchas reglas van en beneficio de países ricos agravando la pobreza en otros territorios, pero lo cierto es que hay recursos para que todas las personas vivan de forma digna. Éste es un problema de justicia.

-Oficialmente, la guerra de Iraq perseguía la instauración de una democracia en un país en el que se violaban los derechos humanos. Entonces, ¿por qué no se interviene en África, por ejemplo?

-Hay que dejar claro que Iraq está mucho peor ahora que antes de la guerra. De nuevo, la respuesta es sólo la injusticia y los intereses, pues tenga usted claro que no son precisamente las empresas africanas las que están explotando el petróleo de África. Casualmente, sobre el mapa suelen coincidir los países productores de petróleo y las zonas de conflicto.

-¿Tiene España que cuidar especialmente al Magreb?

-Ni España ni nadie debe ligar su política contra la pobreza con la inmigración. Nuestro país, por ejemplo, ha llegado a acuerdos de cooperación con África mezclando políticas de repatriación y control de fronteras. España debe cuidar los países latinoamericanos, que sufren grandes desigualdades, y priorizar a los más pobres, como los africanos.

-¿Qué opina del contrato a inmigrantes propuesto por Rajoy?

-No aporta nada nuevo, todo el mundo tiene que cumplir la legislatura y para los inmigrantes existe la Ley de Extranjería. El contrato de Rajoy es un trámite más que haría perder tiempo y dinero y haría más ineficiente a la Administración española.

-¿África está abandonada?

-Ligeramente sí. En la última legislatura España ha aumentado la inversión en esta zona, pero desde 2007 ha reducido la ayuda. Le pido a España coherencia para que no abandone el camino.

-Entonces, ¿el PSOE se ha interesado más?

-Digamos que la ayuda oficial al desarrollo no resultó ser una prioridad en el gobierno de Aznar. También es cierto que los gobierno socialistas se caracterizan por sus políticas de cooperación pero no por poner en marcha una ayuda integral al desarrollo de lucha contra la pobreza.

-¿Somos realmente conscientes de cómo pasan los días muchas otras personas en el mundo?

-No, la realidad es muy difícil de imaginar. Además, en ocasiones los medios de comunicación banalizan sobre la situación de otros países y uno ya se acostumbra a cenar viendo imágenes de crisis humanitarias, guerras, pobreza...

-Dígame una sola razón que justifique la existencia de Guantánamo.

-No la hay, es una de las grandes vergüenzas del mundo, estamos consintiendo una acción totalmente ilegal. Como lo hace Estados Unidos nadie se atreve a decir nada. Sobre este asunto hay miles de denuncias pero, ¿quién puede obligar a que se cierre? hasta ahora no lo ha conseguido nadie.

-El sida es en los países pobres una amenaza para el desarrollo.

-Cierto, y es una injusticia tremenda que en los países desarrollados se pueda acceder a un tratamiento impensable para los pobres. Es un tratamiento caro, pero se puede producir con genéricos. Por encima de las patentes los enfermos deben acceder a los medicamentos.

-El punto negro del planeta es...

-África subsahariana, su pobreza es extrema y sus habitantes viven ahora peor que hace 30 años.

-¿Apuesta por un mundo sin fuerzas armadas?

-No tengo nada en contra de las fuerzas militares siempre que pertenezcan a estados democráticos que respetan los derechos humanos.

-¿Cree que el mundo se está volviendo loco?

-Soy aficionada a leer a los clásicos y desde hace tiempo se habla de la locura de la humanidad. Creo que es una constante en la vida, lo importante es gestionar el mundo de la mejor forma posible.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios