Un niño español pide el regreso de su padre, repatriado hace 11 meses

  • Su madre, también boliviana, recurre en su nombre la orden de expulsión de la Subdelegación del Gobierno por vulnerar derechos del menor y sentencias del Supremo

Se llama Xavier, tiene quince meses, vive en Algeciras con su madre, Brenda Abaguazu, de nacionalidad boliviana, y es español de pleno derecho. Pero no ve a su padre, también boliviano, desde hace casi un año. Un cliente para quien trabajó de albañil en La Línea le denunció a la Policía. Así se ahorró pagarle el precio que acordaron por la obra. A Wilfredo Heredia le detuvieron y, en cuestión de horas, pesaba sobre él una orden de expulsión de territorio nacional expedida por la Oficina de Extranjeros de la Subdelegación del Gobierno en Cádiz. Alegó que era padre de un hijo nacido en España y de nacionalidad española. Pero nadie le creyó. Y no pudo probarlo. Hubiese bastado una fotocopia compulsada del Documento Nacional de Identidad de Xavier. No llevaba ninguna encima. Tampoco llegó a tiempo su abogado. Tres días después, era repatriado desde Madrid en un vuelo directo a La Paz. Atrás ha quedado una familia rota, una penosa situación económica (Brenda apenas gana 350 euros al mes), un proyecto de vida hundido y un niño a quien han arrancado la presencia de su padre.

Ayer, el pequeño Xavier y, en su nombre y su representación, su madre, elevó una instancia a la Subdelegación del Gobierno en Cádiz por la que pide la revocación de esa orden de expulsión dictada contra su padre. El documento "vulnera los derechos fundamentales del recurrente, el Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y es contraria a la jurisprudencia del Tribunal Supremo", según denunció ayer Juan León Moriche, periodista investigador del caso y colaborador de la Fundación Márgenes y Vínculos y de la Asociación pro Derechos Humanos de Andalucía.

La triste historia de Xavier, además, no sólo está en conocimiento de los Defensores del Pueblo Andaluz y del Pueblo, sino que ambas instituciones han emprendido acciones para lograr el regreso de Wilfredo con su hijo. De hecho, la intercesión del departamento de José Chamizo abrió una puerta el pasado verano: si se presentaba una oferta de trabajo, Wilfredo podría volver. Sin embargo, fue denegada, asegura Juan León, quien no ha dudado en solicitar la intervención del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. "No estamos pidiendo ninguna ilegalidad, sino todo lo contrario. Es un asunto de humanidad. Es un niño español el que solicita que se anule la orden de expulsión de su padre, repatriado un mes después de que su hijo obtuviese de pleno derecho la nacionalidad española", insistió el periodista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios