Cada año de escuela reduce en un 20% el riesgo de captación de niños soldados

  • Un informe de Save the Children incide en la importancia de abordar la educación cuando se firma un acuerdo de paz en conflictos armados · Los ataques a colegios se incrementan en los últimos 3 años

Comentarios 2

Cada año de escolarización adicional reduce un 20% las posibilidades de que un niño acabe involucrándose en un conflicto armado, y puede llegar a incrementar en un 10% el salario que recibirá cuando sea adulto, según se desprende del último informe publicado por la ONG Save The Children y que lleva por título Donde empieza la Paz.

Según el trabajo, la educación de calidad brinda una plataforma desde la que alcanzar el resto de los Objetivos de Desarrollo del Milenio y puede promover la paz y el desarrollo de un modo más extenso, dado que los beneficios son perdurables porque se transmiten de generación en generación.

Abordar la educación de una manera específica en losa cuerdos de paz -recuerda esta ONG- puede suponer un importante incentivo para abandonar las armas, especialmente cuando la exclusión educativa es una de las motivaciones de fondo que empuja a los jóvenes a luchar. Pero, más allá de ofrecer un final a la lucha, la educación tiene un papel vital en la construcción de una paz positiva y a largo plazo que logre transformar las raíces del conflicto.

Sin embargo, de los 37 acuerdos de paz firmados entre los años 1989 y 2005 que son públicos, once no hacen referencia alguna a la educación, lo que significa que esta cuestión queda excluida en una de cada tres negociaciones, pese a la relación existente entre la escolarización y los conflictos: 37 millones de niños en estados afectados por guerras no van a la escuela.

Esta cifra equivale a la mitad de los menores que hay en el mundo sin escolarizar, aunque la población en estos países sólo representa el 13% de la población mundial.

Según declaró la miembro del Instituto de Investigación para la Paz de Oslo, Kendra Dupuy, "cuando las partes en conflicto están ocupadas en el proceso de paz, hay una oportunidad excepcional de acordar un nuevo anteproyecto de educación para el país", por lo que Save The Children pide que las futuras negociaciones de paz incorporen una inversión en educación para que los estados más frágiles tengan una oportunidad de futuro.

En palabras de la presidenta de Liberia, Ellen Johnson Sirleaf, que participa con su testimonio en el prefacio del informe, "un buen profesor puede enseñar a un niño no sólo cómo deletrear palabras y sumar números, sino también las posibilidades que tiene en la vida".

"Todos nuestros niños tienen derecho a la educación, pero no a cualquier educación. Tenemos ante nosotros la elección de enseñar a nuestros niños de manera que se perpetúen los conflictos y la violencia que vemos en el mundo, o darles a nuestros niños y niñas un entorno seguro donde puedan aprender una alternativa mejor", según Johnson.

Otro factor de riesgo, como recoge este informe de Save the Children, es el hecho de que los ataques directos a instalaciones y personal educativos son una característica de las confrontaciones alrededor del mundo y que se han incrementado extraordinariamente en los últimos tres años.

En este sentido, la Unesco, en su informe de 2007 La educación bajo agresión mantiene que los ataques a la enseñanza continuarán a menos que la comunidad internacional apoye "el desarrollo de un sistema independiente de control de las agresiones en los países de modo que las tendencias en la escala y los tipos de ataque, su perpetración y objetivos y, cuando sea posible, los motivos, puedan ser analizados y hechos públicos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios