Una cuarta parte de los árboles de los parques nacionales están dañados

  • El Ministerio de Medio Ambiente presentará en el Senado un estudio de la situación · Sierra Nevada se encuentra entre los espacios de este nivel de protección más afectados por las infraestructuras

Uno de cada cuatro árboles de los parques nacionales españoles está dañado, una tendencia creciente que el Gobierno pretende corregir con el objetivo de lograr que estos espacios protegidos cuenten con más de un 85% de árboles sanos en los próximos años. Éste es uno de los problemas detectados en los parques nacionales, que se recoge en el primer informe de la situación de los mismos, que fue presentado ayer al Consejo de Ministros por la titular de Medio Ambiente en funciones, Cristina Narbona, y que será remitido al Senado una vez se constituyan las Cortes.

El director general para el Territorio y la Biodiversidad, Antonio Serrano, señaló, en declaraciones a Efe, que aunque el problema de los árboles dañados no es grave de momento, es necesario intervenir para variar la tendencia. Para ello, se debe poner en marcha un tratamiento adecuado y la progresiva sustitución de los árboles más viejos, para lo cual habrá que dedicar más medios en los próximos años.

El informe, que se deberá presentar al Senado cada tres años, realiza un diagnóstico de las principales oportunidades y amenazas de los parques nacionales a 1 de enero de 2007, fecha en la que la red estaba integrada por 13 parques, ya que aun no se había incorporado el de Monfragüe.

En el documento se formula un conjunto de dieciocho propuestas de acción para los próximos años e incorpora, además, un mecanismo de verificación y seguimiento de las actuaciones propuestas, así como una relación de conclusiones. Serrano explicó que los 14 parques actuales representan sólo el 0,7% de la superficie nacional, pero en ellos se recoge "la muestra más representativa y valiosa del patrimonio natural español". Estos espacios protegidos suponen una buena representación de los hábitats más importantes y reflejan una "adecuada representación" de los hábitats prioritarios y de las especies en peligro de extinción, ya que el 26% de las mismas están presentes en los parques, entre ellos, el lince (caso de Doñana).

El informe concluye que la calidad, en general, de los parques nacionales es buena "aunque es distinta de unos a otros", según Serrano, quien señaló que "algunos están muy cerca de la perfección" como el de Cabrera (Baleares), la Caldera de Taburiente (La Palma) o el de las Islas Atlánticas (Galicia)". En el otro extremo, se situaría principalmente el de las Tablas de Daimiel (Ciudad Real), debido a la sobreexplotación de los acuíferos.

Un que influye en la buena calidad de los parques es que más del 80% del suelo de éstos es de titularidad pública y en aquellos en que no lo es, hay acuerdos con los dueños. Serrano destacó también la puesta en marcha los certificados de calidad ISO, ya en marcha en Aigüastortes (Lleida), Teide (Tenerife) y Timanfaya (Lanzarote). Como aspectos a corregir, el informe destaca la incidencia de actividades incompatibles con los objetivos de los propios parques, como la presencia de infraestructuras energéticas o de transporte. La mayor incidencia se da en Picos de Europa, Cabañeros, Garajonay y Sierra Nevada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios