Zapatero pide a EEUU y China que no eludan su responsabilidad en Copenhague

  • El presidente del Gobierno insiste en que hay que llegar a un acuerdo "aquí y ahora porque, si fracasamos, todos perderemos", y asegura que "la Tierra no pertenece a nadie, sólo al viento".

Comentarios 10

El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, pidió a EEUU y China que no fallen "en esta cita histórica" de la Cumbre Climática de Copenhague y les instó a "no eludir su responsabilidad ante el mundo".

En su intervención ante el plenario de la cumbre, Zapatero aseguró que la presencia de casi 120 líderes mundiales en esta reunión significa que "en el fondo todos deseamos un acuerdo suficiente" para luchar contra el cambio climático. Insistió en varias ocasiones en que hay que llegar a un acuerdo "aquí y ahora" y subrayó que "si fracasamos en Copenhague, todos perderemos". Haciendo un guiño a las energías renovables, Zapatero terminó su intervención de alrededor de ocho minutos asegurando que "la Tierra no pertenece a nadie, sólo al viento".

Sobre China y Estados Unidos, el presidente del Gobierno recordó que la Unión Europea ya ha contraído un "serio" compromiso para reducir hasta un 30% las emisiones en 2020 y conceder a los países más necesitados ayuda financiera, cuya aportación española será de 375 millones de euros durante los próximos tres años.

Incidió en la necesidad de lograr un acuerdo justo y defendió una reducción "contundente" de las emisiones y un cambio decidido en las fuentes de energía, que, según reconoció, supondrá un "gran esfuerzo" para muchos países, pero también "un camino de desarrollo y de avance colectivo". "Una nueva era energética ha de nacer", basada en el ahorro y la eficiencia energética, la apuesta por las energías renovables, un gran esfuerzo tecnológico y la democratización de la capacidad de producir energía, "que será un factor decisivo de reequilibrio de la riqueza mundial".

A su juicio, los avances permitirán almacenar energías renovables para los ciudadanos y las comunidades de vecinos, dando una vertiente y una dimensión que cambiará la concepción de la energía y muchas de las relaciones de dominación en el mundo. Zapatero pidió lealtad "con nuestros pueblos y compatriotas. Tenemos que lograr unir el mundo para salvar la Tierra, nuestra Tierra, en la que viven pobres, demasiados pobres, y ricos, demasiados ricos".

Para el jefe del Ejecutivo, esta cumbre "no debe ser un debate entre pobres y ricos, entre capitalismo de Estado y capitalismo privado, entre países con grandes reservas de petróleo o carbón y los que no tenemos". "Es una cumbre para optar entre la confianza en la ciencia, la tecnología, la innovación y la capacidad de superación del ser humano o la desconfianza y el inmovilismo, que nada cambian, entre la visión a largo plazo, que siempre es la que prevalece, o la atadura estéril".

Zapatero inició su intervención felicitando a Naciones Unidas y a Dinamarca "por esta cumbre histórica y reconociendo "a todos los que a través de movimientos sociales, ONG o el ejercicio de la ciudadanía han venido durante años reclamando un mayor respeto a la tierra, una mayor cultura de defensa del medio ambiente".

Justificó la presencia de tantos líderes mundiales en la cumbre por ser el cambio climático un tema trascendental en el que "hemos asumido una conclusión científica: la elevación de la temperatura del Plantea de forma peligrosa para la pervivencia de la humanidad que ya está teniendo consecuencias graves". El presidente del Gobierno insistió en la necesidad de no perder el tiempo, ya que es absurdo y habría que empezar de nuevo.

Zapatero permanecerá en Copenhague hasta el viernes, junto con casi 120 jefes de Estado y de Gobierno para intentar sellar un acuerdo para luchar contra el cambio climático. Tras terminar su intervención Zapatero, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, que llegó ayer a Copenhague, salió a su encuentro para conversar con él y decirle al final: "Salúdame al Rey". Chávez intervino en este foro con un encendido discurso en el que acusó a los países ricos de "irresponsabilidad y falta de voluntad política" para alcanzar un acuerdo y denunció que el "destructivo modelo capitalista está erradicando la vida".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios