La UE alerta de que el cambio climático incrementará la presión migratoria

  • Los Veintisiete creen que aumentarán las disputas sobre las regiones polares, que podrán explotarse gracias al calentamiento.

La Unión Europea alerta de que el cambio climático incrementará la presión migratoria y los conflictos en los países de tránsito y de acogida de los inmigrantes. También aumentarán los enfrentamientos sobre los recursos de las regiones polares, que podrán explotarse gracias al calentamiento global.

Estas advertencias están contenidas en un informe sobre el impacto del cambio climático sobre la seguridad que ha sido elaborado por el Alto Representante para la Política Exterior y de Seguridad Común, Javier Solana, y por la Comisión, y que se presentará a la cumbre de líderes europeos que se celebra en Bruselas los días 13 y 14 de marzo.

"El cambio climático puede considerarse como un multiplicador de amenazas que exacerba las tendencias, tensiones e inestabilidades existentes. El principal desafío es que el cambio climático amenaza con sobrecargar Estados y regiones que son ya frágiles y propensos al conflicto. Es importante tener en cuenta que los riesgos no son únicamente de carácter humanitario; incluyen también riesgos políticos y de seguridad que afectan directamente a los intereses europeos", subraya el documento.

El texto dedica un apartado específico a la inmigración inducida por el medio ambiente y resalta que "las poblaciones que ya sufren pobres condiciones de salud, desempleo o exclusión social son más vulnerables a los efectos del cambio climático, que puede amplificar o desencadenar migraciones dentro de un país y entre países". En este sentido, recuerda que la ONU ya ha pronosticado que habrá "millones" de migrantes medioambientales en 2020.

"Estas migraciones podrían incrementar los conflictos en las áreas de tránsito y destino. Europa debe esperar un aumento importante de la presión migratoria", prosigue el texto. La comisaria de Relaciones Exteriores, Benita Ferrero-Waldner, destacó que el cambio climático "aumentará la escasez de alimentos y agua, agravará la pobreza, empeorará las condiciones de salud, generará una competición para controlar los recursos y, si los países más débiles no pueden adaptarse, puede conducir a más inmigración forzada".

El caso más preocupante es el de África, donde la escasez del agua y la degradación del suelo podría provocar una pérdida de hasta el 75% de la tierra cultivable. En este sentido, la UE alerta de que "el cambio climático está teniendo un impacto importante en el conflicto de Darfur". "Es muy probable que se intensifique la migración en estas regiones, pero también la migración desde otras regiones a través del norte de África para llegar a Europa".

El cambio climático puede incluso llegar a aumentar la "inestabilidad" política en Estados débiles al sobrepasar la ya limitada capacidad de estos Gobiernos de hacer frente de manera eficaz a los desafíos a los que se enfrentan. "La incapacidad del Gobierno de responder a las necesidades de su población o de dar protección frente a los problemas provocados por el cambio climático puede desencadenar frustración, producir tensiones entre diferentes grupos étnicos y religiosos dentro de un país y causar radicalización política. Esto podría desestabilizar países y regiones enteras", señala el documento.

El informe elaborado por Solana y por la Comisión presta especial atención a la situación en las regiones polares y en particular en el Ártico. Resalta que la mejora del acceso a los enormes recursos de hidrocarburos que existen allí gracias a que el calentamiento global está derritiendo los polos y "está cambiando las dinámicas geoestratégicas de la región con consecuencias potenciales para la estabilidad internacional y para los intereses de seguridad europeos".

En este sentido, la UE pone como ejemplo de los nuevos intereses estratégicos "la reciente colocación por parte de Rusia de su bandera bajo el Polo Norte". Solana considera imprescindible participar en el debate sobre las demandas territoriales y el acceso a nuevas rutas comerciales, y advierte de que pueden provocar enfrentamientos con otros socios internacionales.

Ferrero-Waldner destacó que la UE debe jugar un papel de liderazgo para hacer frente a estas amenazas a la seguridad que plantea el cambio climático. En primer lugar, la comisaria de Relaciones Exteriores reclamó aumentar las labores de vigilancia y prevención de crisis y reforzar los mecanismos comunitarios de protección civil para poder responder mejor a cualquier emergencia.

También apostó por impulsar las negociaciones para lograr un acuerdo internacional sobre cambio climático de aquí a finales de 2009 que incluya una reducción obligatoria de emisiones y mecanismos de adaptación para el calentamiento global. Finalmente, Ferrero-Waldner reclamó también intensificar el diálogo con los países más afectados por este fenómeno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios