La Subdelegación del Gobierno insiste en que Xavier no es ciudadano español

  • La Subdelegación del Gobierno, a través de su portavoz Óscar Lobato, deja claro que con las leyes vigentes no es posible normalizar la situación de la familia.

La Subdelegación del Gobierno niega que el pequeño Xavier Heredia, que ha recurrido la orden de expulsión que pesa sobre su padre a través de su madre, posea la nacionalidad española ni que su caso se pueda tratar como una reagrupación familiar.

Según el portavoz de la Subdelegación, Óscar Lobato, el padre tiene antecedentes penales que provocaron su expediente de expulsión del país pero el hombre no lo recurrió en el plazo establecido para ello, por lo que la orden se ejecutó. La madre también está de manera irregular en España, incluso reconoce estar pagando la deuda que contrajo con un prestamista para organizar su viaje. Lobato afirma también que su caso no puede tratarse como una reagrupación familiar, una opción que sería factible si alguno de los padres hubiera regularizado su situación en España y quisiera traerse de su país de origen al resto de su familia.

El padre asegura que el niño posee un Documento Nacional de Identidad que lo convierte en ciudadano español aunque desde la Subdelegación se insiste en que el menor no posee tal documento, sino que tiene una acreditación temporal que, dada la escasa edad del menor y la situación de sus padres, lo ampara. Este documento temporal es que el permite que la madre puede quedarse también en España al tener el menor muy poca edad.

Desde la Subdelegación reconocen que con la actual ley no se puede evitar este drama familiar y humano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios