El Solitario será procesado en Tudela por elasesinato de dos guardias civiles

  • Jaime Giménez Arbe está citado el próximo jueves para una declaración indagatoria

El titular del juzgado de instrucción número 3 de Tudela (Navarra)decretó ayer el procesamiento de Jaime Giménez Arbe, El Solitario, por el asesinato de dos guardias civiles en Castejón, dos delitos de atentado a agente de la autoridad y un delito de tenencia ilícita de armas. En el auto, el juez acuerda asimismo que Giménez Arbe comparezca el 6 de marzo a las 17.00 en el juzgado de Tudela para tomarle la declaración indagatoria, en la que se le comunicará el auto de procesamiento.

Así, el auto relata que Giménez Arbe, el 9 de junio de 2004, circulaba en su vehículo y se encontró con los agentes Juan Antonio Palmero Benítez y José Antonio Vidal Fernández, a los que disparó "con animo de no ser apresado, identificado o retenido, dada su actividad delictiva continuada en el tiempo con múltiples actos violentos contra entidades bancarias". El auto relata cómo, tras ponerse el coche de los guardias civiles a su altura, en la carretera N-113, El Solitario hizo un total de 21 disparos con un subfusil automático del calibre 45, la mayoría de los cuales impactaron en los agentes, que, según el informe pericial de la autopsia, murieron por un shock hipovolémico y por aspiración de sangre. Tras los asesinatos, el acusado huyó del lugar de los hechos por las rutas que él mismo previamente y "con otros fines" había trazado, por lo que se dirigió por carreteras secundarias y caminos sin asfaltar.

Además, según el informe psicológico practicado, en el día de los asesinatos, Giménez Arbe no tenía "ninguna alteración intelectiva ni volitiva que afectara o disminuyera su capacidad para la comprensión de la naturaleza de los actos".

El auto recoge que testigos directos dijeron ver un Suzuki, de color verdoso azulado -posteriormente hallado en una nave industrial de Pinto (Madrid)-, desde el que se efectuaron los disparos. El número de bastidor del vehículo estaba borrado, si bien finalmente se pudo averiguar; también apareción en el motor "un mensaje ofensivo, supuestamente escrito por el propio imputado en el caso de proceder por los cuerpos policiales a su intento de averiguación".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios