Sectáreos rusos saldrán de su encierro en unas catacumbas tras seis meses

  • Los 30 miembros, entre los que se encuentran cuatro niños, saldrán en abril para celebrar la Pascua Oxtodoxa. Luego volverán a aislarse hasta mayo, cuando predicen que llegará el apocalipsis.

Los miembros de una secta apocalíptica que esperan el fin del mundo en una catacumba ha anunciado hoy su intención de abandonar su encierro el próximo 27 de abril, cuando se celebra la Pascua Ortodoxa en Rusia.

"Los sectarios mencionaron el 27 de abril como la fecha en la que saldrán de la cueva", ha asgurado Oleg Melnichenko, vicegobernador de la región de Penza, que se encuentra más de 600 kilómetros al sudeste de Moscú, según las agencias rusas.

Más de una treintena de personas, entre ellas cuatro niños -uno de menos de dos años-, están refugiadas desde noviembre del pasado año en la catacumba, que ellas mismas cavaron tres metros bajo tierra.

En el habitáculo subterráneo han hecho acopio de víveres, agua y varias bombonas de gas y bidones de gasolina, suficientes para resistir hasta mayo de 2008, cuando debería tener lugar el apocalipsis.

Las autoridades locales han intentado infructuosamente persuadirles para que abandonen su búnker, pero éstos responden que se "prenderán fuego" si alguien intenta descender a su refugio antes de que llegue el juicio final.

Esta es la primera vez que los sectarios aluden a la posibilidad de abandonar voluntariamente la cueva, aunque se desconoce si mantienen su creencia en el inminente fin del mundo.

"Las autoridades han hecho todo lo posible para garantizar su seguridad. La Policía ha vigilado la cueva día y noche", ha señalado el vicegobernador.

El líder de la secta es Piotr Kuznetsov, un ingeniero de 43 años a quien hace varios años le fue diagnosticada una esquizofrenia, tras proclamar en público que era un profeta, y que recientemente anunció la inminente llegada del Anticristo.

Un grupo de expertos en psiquiatría de la Fiscalía rusa declaró hoy que Kuznetsov, detenido por la Policía en noviembre, sufre de "demencia".

Kuznetsov podría ser condenado a tres años de cárcel tanto por crear una organización religiosa por medios violentos como por incitar al odio religioso y estar en posesión de literatura extremista.

Los miembros de la secta, autoproclamada "La auténtica Iglesia Ortodoxa Rusa", son en su mayoría mujeres procedentes de Bielorrusia y Ucrania.

Las autoridades definen al grupo como "una secta ortodoxa radical y apocalíptica".

Algunos expertos han aconsejado a las autoridades que actúen con cautela, ya que los miembros de la secta podrían "cometer un suicidio colectivo" si sienten que las fuerzas de seguridad planean asaltar el refugio.

Así ocurrió en marzo de 2000, cuando más de un centenar de miembros de la secta religiosa apocalíptica Restauración de Los Diez Mandamientos de Dios se inmolaron en Uganda en un ritual masivo, tras encerrarse en una iglesia e incendiarla.

Según la Asociación de Centros de Estudio de Religiones y Sectas, en Rusia existen en torno a 80 sectas y cultos con entre 600.000 y 800.000 miembros, en su mayoría surgidas tras la desintegración de la URSS aprovechando el vacío ideológico y espiritual dejado por la caída del comunismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios