Sanidad impulsará este año un plan para fortalecer los Cuidados Paliativos

  • Este plan irá acompañado de la financiación necesaria para que las comunidades autónomas lo puedan desarrollar y de la formación de profesionales sanitarios

El Gobierno impulsará este año un Plan de Acción para el Fortalecimiento de los Cuidados Paliativos que incluye la universalización de la atención domiciliaria y un programa de apoyo a los cuidadores de enfermos en fase terminal, ha anunciado hoy el secretario general de Sanidad, José Martínez Olmos.

El responsable del Ministerio de Sanidad ha hecho este anuncio durante la inauguración del curso de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander "Muerte digna, asistencia ante la muerte", que dirige el ex coordinador de Urgencias del Hospital Severo Ochoa de Leganés, Luis Montes.

Olmos ha destacado en su intervención el compromiso del Gobierno por el fomento de medidas que hagan posible una muerte digna, "sin el sufrimiento que con todo el respeto a la vida se pueda evitar".

Según Olmos, el Gobierno apuesta también por "el respeto a la voluntad y a la plena dignidad de las personas en el proceso de muerte y por el derecho a recibir un adecuado tratamiento del dolor y de la sedación paliativa a los pacientes que la deseen, al tiempo que se protege y se respalda a los profesionales de los servicios sanitarios".

"No queremos un país en el que por razones de partido o ideológicas se persiga con saña a los profesionales que tratan de evitar el sufrimiento a los pacientes", ha apostillado el director general de Sanidad.

En este contexto, ha anunciado que el Ministerio de Sanidad desarrollará hasta el 2010 un Plan de Acción para el Fortalecimiento de los Cuidados Paliativos.

El Plan, fruto de una estrategia nacional aprobada por unanimidad en 2007 en el Consejo Interterritorial de Salud, prevé universalizar los cuidados paliativos domiciliarios en Atención Primaria en todo el territorio nacional.

Para ello, se formará a profesionales sanitarios para que intervengan tanto en el manejo de los síntomas prevalentes, esencialmente en el dolor, como en la adquisición de habilidades de comunicación y capacidad de apoyo al paciente y sus familias.

Se favorecerá el acceso a las pruebas diagnósticas y a los tratamientos necesarios y se ampliará la red de equipos de atención domiciliaria de toda la red nacional.

Durante los próximos tres años, se extenderán los programas de apoyo a los cuidadores, para lo que se va a crear un teléfono de consultas.

El Ministerio de Sanidad elaborará material informativo de apoyo a los cuidadores y establecerá sistemas de coordinación "eficaces" con los servicios de atención social.

Para respaldar a los profesionales en su praxis médica, se elaborarán protocolos de actuación y guías de práctica clínica basadas en la evidencia científica.

Según el secretario general, este plan irá acompañado de la financiación necesaria para que las comunidades autónomas lo puedan desarrollar.

Olmos ha subrayado que la atención integral a este tipo de pacientes "implica a todos" y obliga a renovar un compromiso con una asistencia sanitaria basada en criterios de respeto, acompañamiento y calidad asistencial y humana.

Ha asegurado que la atención ante la muerte a los pacientes en estado avanzado o terminal y a sus familiares representa un reto para el Sistema Nacional de Salud, que debe ser asumido por las administraciones y por los profesionales sanitarios.

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística, entre el 50 y el 65% de los pacientes mueren tras una etapa avanzada y terminal de su enfermedad y, por lo tanto, necesitan cuidados paliativos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios