Rouco afirma que el aborto "implica el desprecio al don de la vida"

  • Para el cardenal arzobispo de Madrid, la sociedad se encuentra en "una profunda situación crítica, no sólo económica, sino también cultural, moral y religiosa".

Comentarios 6

El cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, reclamó, durante la homilía con motivo de la Gran Vigilia de la Inmaculada Concepción celebrada ayer en la Catedral de La Almudena de la capital, "un serio y valiente compromiso por la vida en este año 2009, inmerso en una profunda situación crítica, no sólo económica, sino también cultural, moral y religiosa".

Rouco Varela, en referencia a la remodelación de la Ley del Aborto, afirmó "qué de una sociedad que acepta el aborto y lo facilita resultará una mal llamada civilización donde triunfa la muerte en todas sus variantes" y añadió que "para un cristiano la elección debe ser la del sí incondicional a la vida".

"Desconocer, despreciar, maltratar y eliminar la vida física del hombre, desde el instante de su concepción, hasta el momento de su muerte natural, implica el desprecio, el rechazo y la destrucción del don de la vida", sentenció el cardenal.

El resto del discurso se centró en la alabanza a la figura de María como contraposición a la pecadora Eva, y en la esperanza que la Virgen da a la humanidad.

Bajo el lema 'María, Reina y Madre Misericordiosa' se celebró, de forma simultánea en tres lugares de la capital, la Gran Vigilia de la Inmaculada Concepción: en la Catedral de la Almudena, presidida por el cardenal Antonio María Rouco Varela; en la Basílica de la Merced, por el obispo César Franco; y en el Santuario de María Auxiliadora, por el obispo Juan Antonio Martínez Camino.

Este año las Vigilias sirvieron de preparación para la Jornada Mundial de la Juventud de 2011, que se celebrará en Madrid con la asistencia del Papa Benedicto XVI. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios