Prisión sin fianza para el acusado de matar de un tiro a su mujer en Cullera

  • El detenido ya había sido condenado por amenazas y eludió la cárcel gracias a un plan formativo que no habría seguido

El titular del juzgado de primera instancia e instrucción número 4 de Sueca (Valencia) decretó ayer el ingreso en prisión provisional y sin fianza para el hombre que el pasado martes disparó mortalmente a su mujer en la localidad valenciana de Cullera. No era la primera vez que se enfrentaba a un juicio de estas características, ya que el pasado mes de enero había sido condenado a cuatro meses de cárcel por amenazas a su mujer, una pena que eludió con un plan formativo. La pena también incluía la retirada del permiso de armas, por lo que el revólver que usó para acabar con la vida de su pareja lo obtuvo en el mercado negro, según informó la Subdelegación de Gobierno en Valencia.

El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJV) ha abierto una causa contra el detenido, por los delitos de asesinato, tenencia ilícita de armas y quebrantamiento de condena. Además, el juez instructora explicó que no habrá perjuicio de que, dependiendo del resultado de las investigaciones, puedan ampliarse los cargos.

El imputado cuenta con antecedentes penales por amenazas y maltrato a su mujer. Hace apenas ocho semanas, el mismo juzgado le condenó a cuatro meses de cárcel por un delito de amenazas, del que había sido acusado por su ex mujer. Sin embargo eludió el ingreso en prisión apuntándose a un plan formativo, aunque según informó el TSJV este tipo de cursos no suponen en ningún caso una sustitución total. "Está condicionado a una serie de obligaciones como la prohibición de acudir a determinados lugares, comunicarse o estar cerca de la víctima o ausentarse de la ciudad donde resida sin comunicarlo a un juez", entre otras.

La cárcel no fue la única sanción impuesta; también se firmó una orden de alejamiento y se le retiró el permiso de armas, por lo que, según explicó el subdelegado del Gobierno en Valencia, Luis Felipe Martínez, el arma que utilizó el acusado para matar a su ex pareja, habría sido adquirida en un mercado negro. Martínez, que acudía ayer al entierro de la fallecida en la iglesia de San Antonio de Cullera, lamentó lo ocurrido y pidió que ante una tragedia así no hay que culparse "los unos a los otros". "No es que hayan fallado los cursos; es que la persona ha sido la que ha vulnerado las órdenes de alejamiento", señaló al respecto. En este sentido destacó que las instituciones "han funcionado bien" y que la víctima "tenía las medidas de protección que ella había querido o se le habían ofrecido".

No obstante, señaló que este hecho y las otras tres muertes de ese mismo día por violencia machista, "tienen que hacernos reflexionar sobre si tenemos que mejorar el sistema" algo sobre lo que, dijo, ya están trabajando las administraciones para intentar que estos crímenes no se repitan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios