La Policía se incauta del mayor alijo de billetes falsos de 500 de la UE

  • La operación ha evitado la introducción de una gran cantidad de billetes falsos en el circuito financiero · Se intervinieron ocho millones en proceso de falsificación

Agentes de la Policía Nacional llevaron a cabo ayer una operación en la que se desmanteló un sofisticado laboratorio de producción de billetes falsos y se intervinieron más de 8 millones de euros en avanzado proceso de falsificación y cerca de 850.000 ya finalizados. Se trata de la mayor aprehensión de billetes falsos de 500 euros de las realizadas en la Unión Europea que ha evitado la introducción de gran cantidad de billetes falsos en el circuito financiero. Han sido detenidas 14 personas.

El grupo desarticulado en Real de Gandía (Valencia) disponía de maquinaria industrial tipo offset, con capacidad para producir imitaciones de una altísima calidad. Además se ha interceptado el envío, procedente de China, de 73 cajas con 6 paquetes de 500 pliegos cada una de papel específico para la falsificación que ya llevaba incorporadas algunas medidas de seguridad.

La investigación se inició a finales de 2008 por agentes de la Udyco de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Valencia sobre una organización criminal de narcotraficantes. A medida que avanzaban las pesquisas, los agentes concluyeron que, de forma paralela, existía una trama dedicada a la falsificación a gran escala de billetes de 500 euros.

Las investigaciones realizadas en relación a la red de narcotráfico desvelaron la existencia de otra organización que disponía de una nave donde estaban instalando maquinaria muy sofisticada que había sido comprada en Francia. Además, varios miembros del grupo se habían desplazado a China donde habían adquirido diversos productos químicos.

Los agentes inicialmente pensaron que la organización investigada estaba preparando un laboratorio para la elaboración de drogas sintéticas. Pero el tipo de maquinaria especial que adquirían, concretamente rotativas de tipo offset de doble cuerpo para la impresión de diseño gráfico, condujo la investigación hacia una nueva modalidad delictiva.

Todo indicaba ahora que se trataba de una imprenta, dotada de tecnología industrial puntera, destinada probablemente a la falsificación de moneda. Una vez centrados todos los objetivos de la operación, se decidió intervenir en el momento en el que cuatro de los investigados estaban realizando una transacción. Se trataba de los falsificadores y los distribuidores a quienes en el momento de su detención les fueron intervenidos 700.000 euros en billetes de 500 falsos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios