El Parlamento Europeo pide que se cree una tarjeta y un teléfono común para trasplantes

  • La comisión de Salud Pública propone estás dos medidas para controlar y fomentar las donaciones de órganos a nivel continental.

La comisión de Salud Pública del Parlamento Europeo ha abogado hoy por la creación de una tarjeta comunitaria que identifique a los potenciales donantes de órganos y de un "teléfono único" que informe de las donaciones disponibles, como medidas para aumentar los trasplantes en la UE.

La citada comisión aprobó un informe que subraya que la tarjeta de donante europeo debería ser complementaria a la existente ya en algunos países, como España, y establece que se tendría asimismo que animar a quienes no puedan donar órganos a llevar un documento que deje constancia de su caso.

Además, aboga por que los países permitan la designación de un representante legal para decidir sobre las donaciones tras la muerte de su representado.

Las propuestas presentadas tendrán que ser aún votadas por el pleno del Parlamento Europeo.

Los miembros de la citada comisión ha propuesto además hoy la creación de un teléfono único gestionado por una organización nacional de trasplantes y que funcionaría las 24 horas para facilitar una información rápida y precisa sobre las posibles donaciones.

Para combatir el tráfico ilegal de órganos, los eurodiputados pidieron a la Comisión Europea (CE) y los países que actúen para prevenir el "turismo de trasplantes".

Con el mismo objetivo instaron a los estados miembros a tomar medidas para evitar que las compañías de seguros reembolsen los costes derivados de la obtención ilegal de trasplantes de órganos.

Además, urgieron a la UE a cooperar de forma más activa para aumentar la disponibilidad de donaciones transfronterizas y animaron a Bruselas a impulsar la investigación en biotecnología, área que "en el futuro puede ofrecer a los investigadores la posibilidad de cultivar órganos a partir de tejidos y células".

Los eurodiputados incidieron en que las donaciones no deben tener carácter comercial y que deben hacerse siempre de manera altruista y voluntaria.

"Toda explotación de órganos es contraria a la ética e incoherente con los valores humanos más básicos", subraya el informe adoptado.

También enfatizaron la necesidad de reducir los riesgos ligados a los trasplantes, para lo cual confiaron en que Bruselas presente una Directiva que establezca los requisitos para garantizar la calidad y seguridad de las donaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios