Muere apuñalada cuando iba a recoger sus cosas a casa de su ex novio

  • El forense no ha determinado si el asesino murió durante la agresión o se suicidó tras matar a la víctima.

Una mujer ha muerto este jueves apuñalada en un piso del barrio de La Elipa de Madrid. Se llamaba Nelva Y.M., era boliviana y tenía 19 años. Había acudido a esta vivienda, en la que había vivido con su ex novio, Johnny, para recoger sus pertenencias un mes después de dejarle.

Así lo ha relatado el actual novio de la fallecida en una primera declaración verbal ante los agentes, según ha informado la Jefatura Superior de Policía, que ha precisado que se trata únicamente del testimonio de esta persona.

Según el actual novio de Nelva, la fallecida dejó de vivir en el piso en el que han ocurrido los hechos hace un mes, cuando dejó a Johnny y comenzó a salir con él, y hoy había acudido al mismo para recoger sus pertenencias, acompañada por su actual pareja.

Éste se quedó esperando en el portal mientras ella subía al piso de su ex novio y, al pasar un largo rato y ver que no bajaba, su actual pareja subió y comenzó a tocar al timbre, pero no abrían, por lo que pidió ayuda a un vecino, quien le contó que había oído gritos y propuso llamar a la Policía.

La Jefatura ha explicado que únicamente está confirmado que ella murió tras recibir varias puñaladas y que al parecer intentó defenderse de su agresor, y que él también presentaba puñaladas, pero el forense no ha determinado si el hombre se suicidó o no, por lo que habrá que esperar a la autopsia para esclarecer lo ocurrido.

Fuentes de la investigación han explicado a Efe que los cadáveres han sido hallados juntos en el suelo del salón, el de ella boca arriba y el de él boca abajo con la cabeza apoyada sobre las piernas de ella, y han afirmado que todos los indicios apuntan a un caso de violencia de género en el que el hombre ha matado a su ex pareja y luego se ha suicidado.

El suceso ha ocurrido sobre la una de la tarde en el piso tercero B del número 30 de la calle María Teresa Sáenz Heredia, donde Nelva y Johnny habían vivido juntos un año, compartiendo la vivienda con otras personas, según han relatado unos allegados de ambos.

Habían sido novios durante cuatro años y antes de residir en esta vivienda habían vivido en un edificio cercano. Él trabajaba como albañil y pintor y ella como limpiadora.

Johnny, que según sus allegados es de origen boliviano, tiene un hijo de otra relación anterior que actualmente vive en ese país.

Sus allegados se han mostrado sorprendidos por este suceso y han asegurado que ambos eran muy educados y amables.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios