Sociedad

Madrid acogerá la oficina de apoyo del Centro de Seguridad Galileo tras el 'Brexit'

  • El centro, que se mudará a San Martín de la Vega, vigilará la seguridad de las telecomunicaciones del sistema europeo de navegación por satélite y apoyará a la sede principal ubicada en Francia.

La Comunidad de Madrid resultó este jueves elegida para acoger la oficina de apoyo del Centro de Vigilancia de Seguridad de Galileo (GSMC), que abandonará su localización actual en Reino Unido tras el Brexit y recalará en la región española tras una votación "por una amplia mayoría" en Bruselas.

El centro, que se mudará a la localidad de San Martín de la Vega, vigila la seguridad de las telecomunicaciones de Galileo, el sistema europeo de navegación por satélite, y apoyará desde allí, a unos 40 kilómetros de la capital española, la sede principal del GSMC, ubicada en la localidad francesa de Saint-Germain-en-Laye.

Se trata de una infraestructura técnica que "juega un papel significativo a la hora de asegurar la seguridad del conjunto del sistema de navegación por satélite de Galileo", explicó el portavoz jefe de la Comisión Europea (CE), Margaritis Schinas, durante la rueda de prensa diaria de la institución.

Sus funciones son vigilar y responder a las amenazas de seguridad al sistema de navegación Galileo, el "GPS europeo", así como garantizar la protección de la información más sensible y ejercer como interfaz con los gobiernos para facilitar la encriptación.

Esta localidad madrileña fue seleccionada durante una reunión en Bruselas entre representantes de los países de la Unión Europea (UE) y de la Comisión, conocida como proceso de "comitología", donde se toman decisiones por mayoría cualificada.

El proceso para trasladar el organismo desde Reino Unido comenzó en agosto de 2017, cuando ocho Estados miembros expresaron su interés en acoger esta oficina de apoyo, si bien solo seis Estados miembros enviaron propuestas detalladas a Bruselas.

La CE evaluó entonces las seis candidaturas en base a criterios previstos en la normativa del sistema, como la adecuación de las soluciones técnicas en cuanto a infraestructura, la identificación y gestión de riesgos de seguridad y la aceptación de los términos de la acogida del centro, así como la justificación de la propuesta financiera.

La Comunidad de Madrid era una de las seis candidatas a albergar este centro y se posicionó por delante de una ciudad belga y una eslovena, entre otras, si bien sus nombres no se han hecho públicos.

Fuentes comunitarias señalaron que la candidata elegida se hará cargo de los gastos que suponga la nueva sede, que en el caso de Madrid se quedará en el Instituto Tecnológico de la Marañosa de San Martín de la Vega, integrado en el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA).

Pese a que el Brexit o ruptura de Londres con el resto de la UE no tendrá lugar hasta, previsiblemente, el 29 de marzo de 2019, Bruselas quiere asegurarse, por "la naturaleza de esta infraestructura y sus funciones", de que esta nueva sede pueda funcionar en abril de este mismo año.

En la actualidad, el centro situado en la localidad británica de Swanwick solo cuenta con un trabajador a tiempo completo por no estar plenamente operativo.

Sin embargo, una vez llegue a Madrid la plantilla podría ampliarse hasta contar con entre 3 y 30 trabajadores, según las estimaciones que la CE facilitó a los países interesados.

La decisión para trasladar la oficina a Madrid se adoptará oficialmente el próximo 24 de enero, durante la próxima reunión del colegio de comisarios que se celebra habitualmente los miércoles en la capital comunitaria.

El sistema Galileo es el equivalente al GPS estadounidense y al ruso Glonass y trabaja por asegurar la independencia europea en la navegación por satélite y mejorar su posicionamiento.

Las grandes multinacionales de telefonía móvil emplean ya este sistema junto a sus homólogos estadounidense y ruso en sus nuevos productos y este año Galileo estará incorporado en todos los nuevos modelos de vehículos vendidos en Europa.

El sistema de navegación también respalda actividades como las transacciones bancarias, la sincronización de las redes de telecomunicaciones y sectores como la energía o la meteorología.

La puesta en marcha del sistema Galileo tuvo lugar en diciembre de 2016 con la puesta en órbita de 18 satélites y llegará a su plena capacidad operativa en 2020, cuando la constelación estará completa con un total de 30 satélites.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios