Investigadores españoles descubren los genes que permiten que el cáncer de mama se expanda al cerebro

  • Dos de ellos, que también intervienen en la metástasis en los pulmones, proporcionan movilidad y capacidad invasiva, y el tercero permite romper la barrera sanguínea.

Años después de eliminar un tumor de cáncer de mama, puede aparecer metástasis en el cerebro. Pero las células cancerígenas no tienen la capacidad de penetrar la barrera sanguínea que lo protege, por lo que necesitan una ayuda exterior. Un equipo español de investigadores ha descubierto tres genes que permiten que el cáncer de mama se expanda al cerebro. Dos de ellos, los que proporcionan movilidad y capacidad invasiva, también intervienen en la metástasis en los pulmones, mientras que el tercero permite atravesar la barrera cerebral.  

El estudio, que ha sido publicado en la última edición de la revista Nature, explica la manera en que las células cancerígenas atraviesan la barrera protectora del cerebro gracias a la intervención de estos genes. El hallazgo ha sido realizado por el equipo del español Joan Massagué en el Memorial Sloan-Kettering Cancer Center, en Nueva York. 

La metástasis del cáncer de mama en el cerebro se produce normalmente años después de la eliminación del tumor, lo que permite suponer que las células cancerígenas diseminadas inicialmente no disponen de las funciones especializadas necesarias para superar la densa red de capilares que constituye la barrera sanguínea cerebral. Esa barrera evita la entrada de células circulantes y regula el transporte de moléculas al tejido cerebral. Para generar la metástasis cerebral, las células cancerígenas circulantes deben pasar a través de esa barrera cerebral e interactuar con el microambiente cerebral. 

El equipo de Massagué ha logrado aislar las células cancerígenas de pacientes con la enfermedad avanzada que tendían a dirigirse al cerebro. Los investigadores combinaron perfiles de expresión genética, pruebas en modelos de ratón y análisis de datos clínicos e identificaron genes y funciones que intervienen de forma selectiva en el paso de las células del cáncer a través de la barrera sanguínea que protege el cerebro. 

Los investigadores han descubierto que dos de los genes, COX2 y HB-EGF proporcionan a las células cancerígenas la movilidad y la capacidad invasiva necesarias par la expansión del cáncer al cerebro. El tercero de los genes, ST6GALNAC5, proporciona la capacidad de traspasar la barrera sanguínea del cerebro y entrar así en el tejido cerebral. Este gen es imprescindible para que se produzca la metástasis, ya que permite a las células cancerígenas alcanzar el cerebro.

"Nuestra investigación arroja luz sobre el papel que estos genes juegan en la determinación de cómo las células del tumor de mama se liberan y, una vez móviles, cómo deciden dónde atacar", ha explicado Joan Massagué. Han participado con Massagué en este estudio Roger Gomis y Cristina Nadal, que en la actualidad se encuentran al frente del Laboratorio de Metástasis del Instituto de Investigación Biomédica de Barcelona y del Hospital Clínic de Barcelona, respectivamente. 

Los investigadores comprobaron que el gen ST6GALNAC5, una enzima que suele activarse sólo en el tejido cerebral, causa una reacción química que crea una envoltura sobre la superficie de las células del cáncer que aumentan su capacidad de atravesar la barrera sanguínea cerebral. Los científicos han llegado a la conclusión de que las células del cáncer de mama utilizan esta enzima como un medio para entrar en el cerebro. 

"Nuestros resultados llaman la atención sobre el papel del envoltorio de la superficie de la célula como un participante en la metástasis no reconocido antes y sobre la posibilidad de utilizar fármacos para interrumpir sus interacciones", ha explicado el científico español, que ha señalado que estudios posteriores deben explorar el papel de estos genes en la metástasis cerebral y "su interés como dianas terapéuticas". 

Los investigadores también han señalado que COX2 y HB-EGF, que ayudan a las células del cáncer de mama a entrar en el cerebro, habían sido ya descubiertos en cuanto a su participación en la expansión de este cáncer a los pulmones. Esto sugiere que la metástasis comparte mediadores genéticos en su camino al cerebro y los pulmones y podría explicar la recaída de la enfermedad asociada al cerebro y los pulmones en las mujeres con cáncer de mama.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios