Francia se plantea revisar la ley sobre la eutanasia tras la muerte de Sébire

  • Queda por esclarecer cómo falleció la mujer, víctima de un tumor en las fosas nasales que había desfigurado su rostro

El Gobierno francés abrió la puerta a una modificación de la ley sobre cuidados paliativos en medio de la gran emoción que sacudía ayer al país por la muerte de Chantal Sébire, dos días después de que la justicia le denegara la eutanasia activa que había solicitado.

La imagen de su rostro desfigurado por un tumor en las fosas nasales, su relato sobre los "atroces" dolores que le provocaba la enfermedad, poco común, degenerativa e incurable, y su muerte el miércoles por la noche en circunstancias que todavía están por esclarecer, han conmocionado al país y relanzado el debate sobre la eutanasia.

La investigación todavía no ha podido determinar cómo se produjo la muerte de Sébire, maestra de 52 años y madre de tres hijos, hallada sin vida anoche en su casa cerca de Dijon (este).

El fiscal de Dijon, Jean-Pierre Alacchi, indicó ayer que estudia los análisis de las pruebas recogidas y de los testimonios recolectados por los gendarmes, sin querer pronunciarse sobre una eventual autopsia.

El cuerpo de Sébire fue encontrado por su hija mayor, aunque el fiscal no desveló si ésta se encontraba con su madre en el momento del deceso. La investigación deberá determinar si falleció de muerte natural, fruto de un empeoramiento de su mal, si se suicidó o si alguien le ayudó a morir.

Ninguna de las hipótesis puede descartarse, aunque la de la muerte natural parece menos probable dado que el cadáver no presentaba signos externos de haber sufrido una hemorragia.

En medio del trabajo de los investigadores, clama la voz de los defensores de la eutanasia en Francia, tristes porque Sébire no pudo terminar sus días como le hubiera gustado, pero aliviados de que haya terminado su calvario.

Deseoso de ver a la paciente descansar en la paz que buscó durante tanto tiempo, su abogado, Gilles Antonowicz, aseguró que sería "vergonzoso" que se practicara la autopsia en busca de elementos que pudieran mancillar su final.

Pero el mediático combate de Chantal Sébire, pionera en acudir a los tribunales en busca de una "muerte digna", la negativa de la justicia a autorizarla en base a la ley de cuidados paliativos de 2005, y su muerte pueden forzar la puerta de un cambio de la legislación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios