España acepta la propuesta de la CE y reducirá en el 10% sus emisiones

  • La secretaria de Estado para el cambio climático, Teresa Ribera, dice que se cumplirá este objetivo siempre y cuando se mantenga el equilibrio con los países de la UE.

Comentarios 2

España está dispuesta a aceptar la propuesta de la Comisión Europea (CE) para combatir el cambio climático, que la obligaría a reducir sus emisiones de CO2 un 10 % en 2020, siempre que se mantenga el "equilibrio" logrado en el reparto de esfuerzos entre los países de la Unión.

Así lo aseguró este jueves la secretaria de Estado española de Cambio Climático, Teresa Ribera, quien representa al Gobierno en la reunión informal de ministros de Medio Ambiente organizada en París por Francia, que este semestre ostenta la Presidencia de turno de la Unión Europea (UE).

"Creemos que el objetivo que le corresponde a España en la propuesta sigue siendo más ambicioso que la media en reducción de emisiones per cápita, pero también sabemos que todos tenemos que ceder algo", explicó Ribera.

Según los planes de la Comisión, que hoy comenzaron a debatir en profundidad los Estados miembros, España tendría que reducir sus emisiones de dióxido de carbono un 10% frente a los niveles de 2005.

La primera vez que los países abordaron el paquete de lucha contra el cambio climático el Gobierno advirtió de que consideraba excesivo el objetivo propuesto por Bruselas y defendía su recorte hasta el 8%

Para compensar a España, la CE propone darle un mayor acceso a los fondos generados por la subasta de permisos de emisión, con los que financiar la transición hacia un modelo menos contaminante en los sectores industriales y poner en práctica otras políticas medioambientales.

Ribera aseguró hoy que España puede asumir estos planes siempre que "no se cambien las condiciones del paquete" y no se "entre a discutir algunos de sus elementos" que, a su juicio, garantizan el "equilibrio" entre los esfuerzos de los Estados miembros.

"Nos parece que tal y como está es asumible. Si empezamos a introducir cambios que rompan el equilibrio, entonces España reivindicaría una redistribución de esfuerzos", señaló la secretaria de Estado.

Para fijar los objetivos de reducción de CO2 en cada país, la Comisión tuvo en cuenta la situación de partida de cada Estado y parámetros como el Producto Interior Bruto (PIB) per cápita, que harán que los miembros más ricos tengan que recortar considerablemente sus emisiones, mientras los menos desarrollados podrán, en algunos casos, hasta aumentarlas de forma limitada.

Sin embargo, los países del Este han pedido que se cambie el año tomado como referencia de 2005 a 1990, pues consideran que con la fecha actual salen perjudicados.

Para España, esta exigencia "dinamita totalmente la propuesta" y supondría obligar a la CE a volver a preparar su plan de forma "íntegra", lo que sería una "pésima señal" por parte de la UE.

El objetivo de los 27 es lograr un acuerdo sobre el paquete de energía y clima antes de finales de este año, para liderar las negociaciones de cara a lograr en 2009 un pacto global para combatir el cambio climático más allá del horizonte de 2012, cuando expira el Protocolo de Kioto.

Ribera se mostró "optimista" al respecto y aseguró que con un acuerdo europeo todos los países "saldrán ganando", tanto desde el punto de vista medioambiental como del energético y de la competitividad industrial para el futuro.

Aunque en conjunto España considera positivos los textos propuestos por Bruselas, tratará de que se introduzcan algunos elementos adicionales, como una referencia a la política forestal como forma de "fijar" CO2.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios