España se convierte en el segundo país europeo en hacer un trasplante de cara

  • El receptor es un hombre canario de 43 años que tendrá que esperar al menos un mes para comprobar si existe rechazo del tejido · El donante es otro hombre de 35 años fallecido en un accidente

El primer trasplante de cara realizado en España terminó durante la mañana de ayer en el hospital La Fe de Valencia a cargo del cirujano especialista en cirugía reconstructiva Pedro Cavadas. De esta forma, la sanidad española vuelve a demostrar su liderazgo en materia de trasplantes, al convertirse en el segundo país de Europa, después de Francia, en realizar esta técnica experimental. En esta ocasión, el receptor fue un hombre canario de 43 años que todavía tendrá que esperar varias semanas para comprobar si existe rechazo del tejido trasplantado.

Tras una operación que comenzó el martes, el equipo del doctor Cavadas, conocido por ser el autor del primer trasplante de antebrazos y manos del mundo, se marchó a descansar. Según el Ministerio de Sanidad, el receptor fue un hombre de 43 años que recibió los tejidos faciales de otro varón de 35 años fallecido en accidente de tráfico. Según explicó en su momento el especialista, el paciente sufre "un problema muy grave" y fue seleccionado hace "muchos meses" para practicarle una intervención "mucho más complicada que cualquier otra operación".

La extracción de los tejidos tuvo lugar entre las 19:00 y las 22:00 del martes y en el procedimiento participó un equipo de más de 30 personas, entre cirujanos y otros profesionales sanitarios del hospital. Concretamente, la operación consistió en un trasplante microquirúrgico en el que el objetivo era reparar todos los nervios de la cara, las arterias y venas, conductos salivares y las comisuras faciales del paciente, que debe ser del mismo sexo, raza y grupo sanguíneo que el donante. Finalmente, la intervención acabó tras 15 horas y media en quirófano. Se trata de una operación con riesgos cuya realización tiene repercusiones físicas y un fuerte impacto psicológico.

A este respecto habló el psiquiatra forense José Cabrera, quien aseguró que este primer receptor de un trasplante de cara "tendrá una nueva vida en la que no tendrá que ir con un velo en la cabeza ni tendrá que esconderse", pero que "probablemente nunca asumirá que ese rostro es suyo". "La cara que ves en el espejo eres tú, pero si te miras en el espejo y ves otra cara, aun cuando sepas que eres tú, no te ves a ti mismo", explicó este especialista.

Por ello, aseguró que lo primero que deberá hacer el paciente intervenido en Valencia será "acostumbrarse a entender que sigue siendo el mismo, empezar a aceptar su nuevo aspecto", una tarea complicada porque "el cerebro tiene dentro el croquis de nuestra cara desde que nacemos". Posteriormente, deberá entender que "esa cara pertenecía a otra persona" y finalmente "aprender a entender a las personas que le miran con insistencia, porque eso será una constante común en su nueva vida".

Respecto al tratamiento que deberá llevar el trasplantado una vez se recupere de las secuelas físicas, el doctor Cabrera indicó que el equipo médico deberá estar "muy pendiente de sus cambios de ánimo, evitar las frustraciones anímicas, las depresiones o los cuadros de alegría desorbitante, por lo que deberá seguir un tratamiento con fármacos antidepresivos para que mantenga un tono anímico estable", concluyó.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios