Detenido un alcalde tras quebrantar una orden de alejamiento de un menor

  • El regidor del municipio murciano de Ojós quedó en 2007 a disposición judicial por presunta corrupción de menores

Agentes de la Guardia Civil detuvieron el pasado lunes al alcalde de Ojós, Francisco Salinas, por quebrantar una orden de alejamiento que pesa sobre un menor de edad, a quien encontraron juntos a las puertas de un establecimiento público de, al parecer, la localidad vecina de Archena. El primer edil ya fue detenido por la Policía Nacional el 18 de octubre de 2007 por un presunto delito de corrupción de menores.

Los hechos ocurrieron en la tarde del pasado lunes, cuando agentes de la Policía Local de Archena que se encontraban patrullando observaron, a las puertas de un local, a un menor hablando con una persona, que podría ser el alcalde. Así, el menor, al percatarse de la presencia policial, se escondió y emprendió la huida, aunque finalmente fue identificado. De este modo, se tuvo conocimiento de que sobre el menor existe una orden de alejamiento, aún vigente, y que el primer edil la habría quebrantado, por lo que se dio aviso a la Benemérita, quien procedió a su detención. El caso ha pasado a disposición del Juzgado de instrucción número 4 de Molina de Segura.

Fue el pasado mes de octubre cuando el Grupo de Delincuencia Tecnológica de la Policía Nacional detuvo al alcalde de Ojós (del Grupo Independiente), Francisco Salinas, por un presunto delito de corrupción de menores. El día 20 de ese mes quedó en libertad con cargos y bajo una medida de alejamiento e incomunicación tras comparecer en el juzgado de guardia número 4 de Murcia. La jueza, Nuria de las Heras Revilla, ordenó igualmente que Salinas quedará a disposición del juzgado de Instrucción número 7 con la obligación de comparecer los días 1 y 15 de diciembre, mientras que el cargo que se le imputa "no puede determinarse todavía" ya que está bajo secreto de sumario.

El abogado del alcalde de Ojós, José María Caballero, afirmó ayer que el edil se encontraba en el lugar del suceso "para mediar sobre un problema que había entre dos personas del pueblo", y descartó que acudiera acompañado del chico. Caballero ratificó que el menor "salió corriendo al ver a la Policía", aunque subrayó que "no hubo ningún tipo de denuncia". "Eso es lo que ha pasado", dijo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios