Confirman que la inquilina del piso que explotó en Barcelona es una de las víctimas

  • Los Mossos han recurrido a las pruebas de ADN e investigan las causas exactas del suceso

Las pruebas de ADN y de la regeneración de huellas dactilares han confirmado que las tres personas que fallecieron en la explosión de un piso en Barcelona son la inquilina a la que iban a desahuciar y los dos hermanos del piso contiguo.

Según fuentes de los Mossos d'Esquadra, las pruebas de ADN confirmaron ayer por la mañana que una de las víctimas es Anna M.P., la vecina del primero tercera del número 139 de la calle Andrade que supuestamente provocó la explosión de la vivienda al rociarla con gasolina para evitar que la desahuciaran.

El cadáver de Anna M.P., que fue localizado en el rellano, quedó muy carbonizado debido al fuego, por lo que se ha tenido que recurrir a las pruebas de ADN para certificar que es el de la vecina a la que iban a desahuciar. Los otros dos cadáveres corresponden a los hermanos Neus B. y Lluís B., vecinos del piso primero cuarta, que han podido ser identificados gracias a las técnicas de regeneración de huellas dactilares. Los cuerpos de los hermanos fueron hallados en su piso, el primero cuarta.

Por el momento, se confirma que la gasolina fue utilizada como acelerador del incendio, aunque todavía se desconocen las causas exactas de la explosión, y si pudieron intervenir otros elementos en la detonación. Los Mossos continúan investigando a la espera de esclarecer todos los detalles del suceso.

La explosión ocurrió a las 7:30 de la mañana del pasado lunes y ya por la tarde las principales hipótesis policiales apuntaban a que los tres fallecidos eran la propia inquilina y los dos hermanos del piso vecino.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios