Condenan a un oso por comerse la miel de un apicultor

  • Un juez macedonio sentencia por robo al animal, que carece de dueño

Si Winnie the Pooh viviera en Macedonia y no se hubiera portado bien, podría estar tras las rejas. Allí las leyes se aplican sin misericordia a todo el que las infrinja... incluidos los osos. Una sentencia judicial ha condenado a un oso que durante un año le hizo la vida imposible a un apicultor.

El "criminal", que no sentó en el banquillo de los acusados, ha sido encontrado culpable de robar y causar daños a la propiedad del colmenero que durante un año se dedicó a merodear y quitarle su preciada miel.

El hombre hizo de todo para ahuyentar al merodeador. Compró un generador, iluminó toda la zona. Y en un intento desesperado llegó a poner la estridente música turbo-folk de Macedonia a todo volumen con tal de que el animal se mantuviera a distancia. Pero el oso, paciente, esperaba a que el generador se quedara sin batería y la música se silenciara para atacar las colmenas y comerse la miel.

Pero seguramente no contaba con que a él también le podría caer el peso de la ley. Se presentaron cargos contra el animal y fue citado ante un tribunal. Pero el oso, desafiante, no se presentó. Su actitud, antes que ablandar al juez, lo endureció y lo declaró culpable de robar y causar daños criminales. El oso, que carece de dueño humano, permanece en la fuga en algún paraje de Macedonia, dejando al Estado con la responsabilidad de indemnizar al apicultor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios