Condenado a 54 años por matar a su mujer y sus dos hijos a martillazos

  • La audiencia de Valencia ha impuesto al 'parricida de Elche'una pena de 18 años por cada uno de los asesinatos ocurridos en 2005

La Audiencia de Alicante ha impuesto 54 años de prisión al triple parricida de Elche por matar en 2005 a su esposa y sus dos hijos, de 6 y 2 años, así como al pago de una indemnización de 450.000 euros, según ha informado hoy el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV).

El fallo de la sección séptima de la Audiencia, hecho público hoy, aplica a José María M.N. la agravante de parentesco para imponerle 18 años de cárcel por cada uno de los asesinatos, aunque también establece que el tiempo máximo de privación de libertad será de 25 años.

La sentencia se produce después de que el pasado 29 de febrero un jurado popular declarara al acusado "culpable" por los hechos, ocurridos el 13 de abril de 2005, cuando José María M.N. mató a su esposa y a sus hijos con un martillo tras consumir alcohol y cocaína, unos hechos que conmocionaron a la ciudad de Elche.

Según el fallo, el condenado debe indemnizar con 150.000 euros (más intereses) a los legítimos herederos de su esposa, Teresa Asunción Maciá Torres, y sus hijos Vicente y José María Maciá Maciá, y, al mismo tiempo, se aclara que no tiene derecho a sucederles económicamente "por causa de indignidad".

Además, se le obliga al pago de las costas del procedimiento, incluidas las de la acusación y las de la acción popular, en un fallo ante el cual cabe recurso en un plazo de diez días.

En los hechos probados, se refleja que el condenado salió de su trabajo en una obra del barrio de Villafranqueza, en Alicante, y que a la una de la madrugada se dirigió a su domicilio provisto de una maza que habitualmente usaba para su labor.

Subió hasta casa y fue hasta la habitación de matrimonio donde dormían en la cama su esposa y su hijo Vicente, y el pequeño José María en una cuna y, tras encender la luz del baño contiguo para no despertar a la familia, golpeó con fuerza en la cabeza a los tres, empezando por la mujer y terminando por el bebé.

El magistrado acredita que, al actuar de esta manera, el condenado impidió "cualquier tipo de defensa" por parte de su familia.

A continuación, lavó la maza en la ducha del cuarto de baño y, al percatarse de que su mono de trabajo no se hallaba excesivamente manchado y que, además, las gotas de sangre se disimulaban por el color de la prenda, se perfumó y salió del domicilio.

La sentencia señala que José María M.N. había ideado causar la muerte de su familia "para no hacerles sufrir por su eventual recaída en el consumo" de drogas, a las que había estado "enganchado" entre 1999 y 2001, ya que en diciembre del último año recibió el alta en la unidad de conductas adictivas de Elche.

Aunque se ha constado que había ingerido algunas bebidas alcohólicas en una cantidad no determinada plenamente y parte de un gramo de cocaína, no consta que tales consumos "afectaran a su capacidad intelectiva o volitiva".

Esto es así porque gran parte de las consumiciones tuvieron lugar antes de terminar su jornada laboral y no le afectaron para "trabajar con posterioridad y conducir normalmente hasta el lugar donde mató a su esposa e hijos".

Tras los crímenes, fue al encuentro de dos compañeros que le esperaban en las proximidades del domicilio, quienes desconocían los hechos, y se trasladaron al club de alterne "Liberty".

En cuanto a la tesis de la defensa de que el condenado es un "psicótico", con doble personalidad, la sentencia refleja la oposición de José María M.N. a someterse a un reconocimiento por parte de forenses o psiquiatras designados por el juzgado, así como que tras tres conversaciones con peritos, éstos concluyen que no ha tenido trastornos mentales.

A la hora de imponer la pena de dieciocho años de cárcel por cada uno de los tres asesinatos, el magistrado tiene en cuenta el "nulo sentimiento de arrepentimiento" del acusado, al tiempo que también hace una denegación expresa de su solicitud de indulto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios