Condenado a 94 años de cárcel por violar y abusar de sus tres hijas

  • La mujer del acusado y madre de las jóvenes conocía los abusos sexuales de su marido pero "no quería asumirlo"

La Audiencia Provincial de Navarra ha condenado a un vecino de Bera (Navarra) a un total de 94 años de cárcel como autor responsable de seis delitos de violación, un intento de violación, un delito de estupro y un abuso sexual cometidos contra sus tres hijas durante más de 20 años.

Además, A. C. R., de 56 años, natural de Cilleros (Cáceres), donde también nacieron sus hijas en 1974, 1978 y 1983, ha sido condenado al pago de una indemnización de 60.000 euros a una de sus hijas y de 20.000 euros a otra.

La sentencia, leída en audiencia pública por la secretaria de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial, considera probado que el acusado violó a dos de sus hijas y abusó sexualmente de la tercera.

Tras su lectura, el fiscal ha solicitado el ingreso inmediato del acusado en prisión, y el tribunal, tras retirarse a deliberar, ha accedido a esta petición, por lo que el acusado, presente en el acto de la lectura, fue trasladado a la cárcel de Pamplona.

En el juicio, A. C. R. negó las violaciones aunque sí reconoció que sometía a sus hijas a "tocamientos por todo el cuerpo". La resolución explica que la actitud del acusado, trabajador autónomo en el ramo de la construcción, era propia de "un buen padre, con una correcta imagen social, trabajador, serio, respetuoso de las normas y partícipe junto a su mujer y sus hijos en actividades de ocio".

Al respecto, una de las hijas aseguró durante su declaración que "teníamos dos padres: uno de día amable, responsable y trabajador, y otro, de noche", y una madre que "lo sabía todo pero que no quería verlo".

Por ello, el fallo recalca que la mujer, quien declaró a favor de su marido, conocía los abusos sexuales a sus hijas, ya que éstas se los relataron, si bien, como apuntó una psicóloga durante el juicio, "no quería asumirlo".

Tras explicar los "múltiples tocamientos y violaciones", el tribunal ha considerado probados los hechos, denunciados por las tres hijas en septiembre de 2003.

Aunque el fiscal solicitó 142 años de cárcel y la acusación particular en nombre de las víctimas elevó la petición hasta los 210 años, el tribunal ha acordado la pena final de 94 años por entender que varios de los delitos han prescrito. Por ello, le absuelve de seis delitos de violación y de tres de abusos sexuales, aunque le impone la prohibición de acercarse y comunicarse con sus hijas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios