Científicos del CABD de Sevilla hallan gen clave en desarrollo de la retina

  • El descubrimiento podría aplicarse en el futuro al conocimiento del origen de varios tipos de cáncer

Un estudio liderado por investigadores del Centro Andaluz de Biología del Desarrollo (CABD), de Sevilla, ha desvelado que el gen Meis1 es clave en los procesos de las células en la formación de la retina, un descubrimiento que podría aplicarse en el futuro al conocimiento del origen de varios tipos de cáncer.

El hallazgo aclara cómo se forma el sistema nervioso en los vertebrados, según ha informado un comunicado de la universidad Universidad Pablo de Olavide, de la que depende el CABD, centro mixto en el que también participan el CSIC y la Junta de Andalucía.

Las conclusiones del estudio han sido publicadas en la revista científica Development.

Fernando Casares, director de la investigación, ha destacado que el avance en el conocimiento de la formación del ojo resulta "importante" porque es la parte esencial del sistema visual y porque constituye "un buen modelo para comprender cómo se construye el sistema nervioso".

"A diferencia del cerebro, la retina necesita para formarse menos tipos de neuronas y de células de glia (células auxiliares que protegen y alimentan las neuronas), lo que facilita su estudio", ha añadido.

El trabajo desarrollado en el CABD ha evidenciado, mediante trabajos con el pez cebra, que el gen Meis1 es indispensable para la formación de la retina porque es requerido por dos potentes promotores de la proliferación celular: la ciclinaD1 y el C-Myc.

Este investigador ha recordado que el desarrollo de cualquier órgano requiere una primera fase de proliferación nuclear, en la que las células se multiplican hasta conseguir que el órgano tenga un tamaño adecuado, y una segunda, de diferenciación celular, en las que las células se diferencian para asumir las diferentes funciones necesarias para que el órgano funcione.

El gen Meis1 es necesario para la proliferación nuclear en la fase de desarrollo de la retina y, posteriormente, se "desconecta" para permitir que las células en desarrollo comiencen a diferenciarse.

Este investigador ha destacado que el hallazgo realizado en el CABD representa un paso más en el conocimiento de la biología del desarrollo, un área "esencial" de la biología moderna y que también es clave para comprender los mecanismos moleculares de patologías como el cáncer.

La investigación dirigida por Casares explicaría cómo el gen Meis1 participaría en el desarrollo de leucemias mieloides agudas, un tipo de cáncer generado por un exceso de células sanguíneas indiferenciadas y como su eliminación deriva en microoftalmia.

"Conocer más sobre cómo se forma la retina y la implicación del gen Meis1 en su desarrollo podría ayudar a reparar lesiones oculares", ha explicado el investigador del CABD.

Ha añadido que, en el caso del ser humano, los desgastes y daños en el ojo sólo se curan con ayuda médica, mientras que en anfibios y peces, como el pez cebra con el que han trabajado estos investigadores, son capaces de regenerar las partes dañadas de sus ojos.

"Quizá el estudio de estas capacidades nos dé pistas para saber por qué nuestros ojos no lo hacen", ha concluido Casares.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios