La Asamblea Francesa da luz verde a la 'ley-tijera' de internet

  • El proyecto aún debe ser aprobado en el Senado y por el Consejo Constitucional

La controvertida ley sobre creación e internet diseñada por el Gobierno galo para luchar contra las descargas ilegales, que prevé cortar el acceso a la red tras una serie de advertencias a los internautas, salió ayer adelante en la Asamblea Nacional francesa por 296 votos a favor y 233 en contra. Al visto bueno de los diputados, que aprobaron el texto en segunda lectura y por voto solemne, debe sumarse hoy el de los senadores para poner fin a un accidentado periplo parlamentario desde que el proyecto legislativo fue adoptado en Consejo de Ministros el 18 de junio de 2008.

Desde entonces, parlamentarios de izquierda y de derecha se han mostrado divididos sobre la idoneidad de una ley que muchos consideran ya obsoleta y a la que el Parlamento Europeo ha puesto peros al exigir que la legislación comunitaria incluya la exigencia de una autorización judicial previa para cortar internet.

Contra todo pronóstico, el pasado 9 de abril el texto fue rechazado en la Cámara baja por la escasa presencia en el hemiciclo de los diputados de la UMP, el partido del presidente Nicolas Sarkozy, que ha puesto un especial empeño en legislar sobre este asunto. Este hecho provocó una inmediata llamada al orden de los parlamentarios que apoyan al Gobierno para que no hubiera más sorpresas. Así pues, si el Senado la aprueba hoy y recibe el visto bueno del Consejo Constitucional, al que el Partido Socialista quiere recurrir, la ley podría entrar en vigor en octubre.

Los grupos parlamentarios de la UMP y Nuevo Centro, salvo algunas excepciones, votaron a favor, mientras que los grupos Socialista y la Izquierda Democrática y Republicana (GDR), así como el Partido Comunista y los Verdes, lo hicieron contra. Entre los argumentos esgrimidos por los detractores, figura el de que es "ineficaz, obsoleto e inaplicable" porque "retrasa" la adaptación del derecho de autor a la era digital.

El polémico proyecto de ley pretende luchar contra las descargas ilegales y contempla la desconexión de la Red durante un periodo que puede ir de los dos meses a un año.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios